Iglesia en España

Arzobispo de Barcelona: condena enérgica del asesinado del sacerdote en Francia, Jacques Hamel

Arzobispo de Barcelona: condena enérgica del asesinado del sacerdote en Francia, Jacques Hamel

El Arzobispo de Barcelona pide oraciones por la reconciliación y la paz

 El Arzobispo de Barcelona condena enérgicamente el atentado que este martes ha acabado con la vida de un cura de la localidad francesa de Saint-Etienne-du-Rouvray, en la región de la Alta Normandía.

El arzobispo Omella, que se encuentra estos días en Cracovia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud, expresó su dolor y su solidaridad con la Iglesia de Francia, la Archidiócesis de Rouen y todo el pueblo francés. También ha querido pedir al pueblo fiel una oración por la reconciliación y la paz.

El obispo auxiliar de Barcelona Sebastià Taltavull también se refirió al terrible asesinato del sacerdote francés durante la homilía pronunciada ayer con motivo de la festividad de las Santas Juliana y Semproniana. En la basílica de Santa María de Mataró, monseñor Taltavull manifestó su preocupación por la escalada de violencia que vive Europa en los últimos tiempos.

Monseñor Taltavull afirmó que “estamos perplejos y la tristeza invade nuestra alma y no sabemos cómo salir de este espiral de violencia. ¿Cómo hacer fiesta en medio de este panorama? ¿Cómo responder a tanta provocación? ¿Cómo hacer frente a quien se presenta de golpe y de forma anónima con la persecución, la ofensa y la calumnia? ¿Cómo cantar cantos al Señor y hacer de ellos oración que nos une y emociona?”.

El obispo Taltavull recordó el Evangelio según san Lucas para añadir que “cuando Jesús hoy nos dice que en medio de esta situación debemos hacer fiesta, ¿cómo encajarlo y ser fieles? Sabemos por él que nuestra reacción siempre deberá ser de perdón, y no utilizar nunca ni la provocación violenta ni la venganza, sino la justicia y la misericordia. Difícil, ciertamente, ¡pero no imposible! Tenemos el ejemplo de Jesús en la cruz y el de los santos y las santas en la persecución y el martirio: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23,34). Los cristianos debemos ser fuertes y hemos de querer que sea el Espíritu del Señor quien nos comunique esta fortaleza. Abrámosle el corazón y dejémosle que actúe a favor nuestro.”

BARCELONA, 28 de julio de 2016.-

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.