Revista Ecclesia » Argüello: Una propuesta honrada de acogida ha de ir unida a la denuncia de las causas de la inmigración
Argüello: Una propuesta honrada de acogida ha de ir unida a la denuncia de las causas de la inmigración
Iglesia en España Última hora

Argüello: Una propuesta honrada de acogida ha de ir unida a la denuncia de las causas de la inmigración

La regularización de los inmigrantes tiene que ver con la acogida. Al mismo tiempo que se pide su regularización, se debe insistir en las causas que provocan la salida de sus países. De modo que una propuesta honrada de acogida ha de ir unida a la denuncia de las causas de la inmigración. Así lo ha puesto de manifiesto monseñor Luis Argüello tras su intervención telemática en las LX Jornadas de Delegados y Agentes de Pastoral de Migraciones inauguradas hoy viernes, 16 de abril. La ponencia del obispo auxiliar de Valladolid y secretario general de la CEE llevaba por título «Las migraciones en la sociedad y en la Iglesia en tiempos de pandemia: retos y oportunidades».

Argüello ha comenzado su exposición indicando que en el mundo global en el que estamos inmersos hay una movilidad grande de personas, pero también de mercancías, de finanzas y de información. Y en este mundo hoy los migrantes sufren una triple injusticia. La primera, la que les obliga a tener que dejar su tierra forzados por las guerras, el hambre o los desastres naturales; la segunda, la manera en que tienen que realizar muchas veces el viaje, con riesgo paras sus vidas: poniéndose en manos de mafias, teniendo que saltar muros o alambradas, embarcándose en pateras…; y la tercera, la de las dificultades para ser acogidos, promovidos e integrados que encuentran a su llegada.

El secretario general de la CEE ha dicho que la pandemia, que ha puesto de manifiesto nuestra fragilidad, ha sido «portavoz de realidades ocultas u ocultadas». «El virus ha tirado de la manta», y gracias a él hemos caído en la cuenta de que había mucha gente que no podía quedarse confinada en casa simplemente porque no tenía casa y simplemente vivía en la calle.

Signos de los tiempos

Para el obispo auxiliar de Valladolid las migraciones, el cuidado entre los unos y los otros, y también de la creación, son los signos de nuestro tiempo. «Y si en esta casa común no hay pan para todos; si en esta casa común no hay techo para todos; si en esta casa común no hay trabajo para todos… algo no va bien. El Señor nos convoca para que seamos voz de su anuncio, de su denuncia y para que colaboremos y germine su Reino», ha dicho.

Hay dos maneras para organizar la globalización ante las cuales tenemos que posicionarnos, ha añadido. Una es desde el «imperialismo» (palabra que utilizaba San Juan Pablo II en Solicitudo rei sociales), que organiza las cosas desde el «poder». La otra es la propuesta católica, organizar la globalización —«los católicos en este ambiente no nos sentimos extraños pues tenemos vocación universal»— desde la doble óptica de lo universal y lo local.

En lo que respecta a la integración, el eje vertebrador de estas Jornadas, Argüello ha pedido que esta sea «integral». «Que se produzca una promoción de todas las dimensiones, incluida la espiritual». No se trata solo de ofrecer a los inmigrantes un techo, o de ayudarles a conseguir un trabajo con el que ganarse la vida. La Doctrina Social de la Iglesia —insiste— debe hacernos combatir las injusticias mencionadas, la que les obliga a tener que dejar su tierra, a ponerse en manos de mafias, etc. Y ha advertido sobre el riesgo de que nuestra forma de promocionar pueda derivar en «una integración paternalista y por tanto no integradora».

Elisabeth Ureña Vila, de Cáritas Barcelona.

Los migrantes en situación administrativa irregular, los más castigados

Por su parte, Elizabeth Ureña, responsable del Departamento de Migrantes y Refugiados de Cáritas Diocesana de Barcelona, ha señalado en su exposición que los migrantes en situación administrativa irregular ha sido probablemente el colectivo más castigado durante los peores meses de la pandemia en España. En su ponencia «Los efectos de la pandemia en la población de origen migrante», la experta ha subrayado que además de la crisis sanitaria, económica y de relaciones que hemos sufrido todos, ellos han padecido también la educativa y la digital, especialmente cuando la administración decidió «cambiar las reglas del juego» y cerrar sus oficinas, sin tener en cuenta que no tenían firma digital ni podían realizar los trámites, teniendo que depender siempre de terceros.

Ureña ha recordado que ya se venía de una situación de precariedad laboral y de exclusión arrastrada desde la anterior crisis, que ahora con la covid-19 se ha agravado. «Llueve sobre mojado», ha dicho.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa