Revista Ecclesia » Argüello lamenta que ante el «problema extraordinario» de abusos que hay en España solo se ponga el foco en la Iglesia
Argüello lamenta que ante el «problema extraordinario» de abusos que hay en España solo se ponga el foco en la Iglesia
Destacada Iglesia en España Última hora

Argüello lamenta que ante el «problema extraordinario» de abusos que hay en España solo se ponga el foco en la Iglesia

En la sociedad española hay actualmente un «problema extraordinario» de abusos que se ha agravado desde el inicio de la pandemia, y sin embargo los medios de comunicación solo ponen el foco en la Iglesia. La denuncia la ha hecho el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, en la rueda de prensa conclusiva de los trabajos de la Asamblea Plenaria celebrada esta semana. Su comparecencia ante los medios se ha producido desde Santiago de Compostela, adonde los obispos han peregrinado a primera hora de hoy viernes, 19 de noviembre.

La suma de todos los casos que han aparecido en los medios de comunicación, y que se remontan a un periodo de ochenta años, seguramente no pasa de mil, y en ese mismo periodo de tiempo ha habido cientos de miles de sacerdotes y religiosos, y millones de niños, adolescentes y jóvenes que han mantenido una relación con la Iglesia, ha dicho Argüello. Los informes anuales de la Fiscalía y los trabajos de distintas fundaciones que investigan estos asuntos —ha añadido— constatan que las denuncias en el ámbito eclesial —a sacerdotes, religiosos pero también a laicos, como profesores de religión, monitores, etc.— representan el 0,8% de las formuladas en los últimos veinte años.

«Y sin embargo —se ha lamentado el portavoz del episcopado— los abusos siguen creciendo. Hay un problema extraordinario en nuestra sociedad. Ustedes que son de los medios de comunicación: ¿por qué el foco, solo en la Iglesia católica? (…) Hay casos, por ejemplo, en federaciones deportivas. ¿Se ha pedido una investigación general al presidente del Comité Olímpico, o a la FIFA, o a la federación deportiva de turno?».

La dimensión cuantitativa del fenómeno —ha querido dejar claro, no obstante— no puede ensombrecer en cualquier caso «la gravísima situación cualitativa, porque nosotros somos conscientes de que estos pecados de abusos, estos delitos de abusos, quiebran la credibilidad de la Iglesia». Más aún, cuando el abuso físico va precedido, seguramente, de un abuso de conciencia.

Barriocanal
Luis Argüello, secretario general de la CEE, y Fernando Giménez Barriocanal, vicepresidente para Asuntos Económicos, durante la rueda de prensa.

«No estamos por la labor de hacer investigaciones sociológicas o estadísticas de esto»

El episcopado español no es partidario de «hacer investigaciones sociológicas o estadísticas» de este tema. «Lo decisivo —ha señalado— es el conocimiento de cada víctima, y del agresor, con nombres y apellidos, y desde allí, vivir algo de lo que ya hemos tomado conciencia, como es la gravedad del asunto, además de la importancia de la prevención y la necesidad de mirar adelante».

«Todos los obispos de la CEE son favorables al conocimiento caso por caso de las situaciones que se hayan podido producir, con el deseo de que no se produzcan más», ha dicho el también obispo auxiliar de Valladolid. «El interés es que cada víctima pueda sentir que la Iglesia (…) está dispuesta a acoger su situación». «Si en esta acogida se abre la posibilidad de abrir un procedimiento, aunque la ley diga que esto prescriba en veinte años, la Iglesia siempre está abierta a levantar la prescripción».

Argüello ha puesto en valor el trabajo realizado por la Iglesia para afrontar la lucha contra los abusos desde 2001, con medidas «tan extraordinarias» como la convocatoria de los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, o la modificación del derecho de la Iglesia. Pero ha lamentado también el linchamiento mediático que sufren algunos presuntos abusadores que resultan luego absueltos por la justicia. «Cuando alguien que ha salido en una primera plana como denunciado, meses o años después sale una sentencia de inocencia, no vaya usted a buscar la noticia de su inocencia porque no sale», ha denunciado. No obstante, «aunque haya acusaciones falsas, aunque el número sea reducido», la problema es «tan grave» que la Iglesia, «Plenaria a Plenaria», no deja de abordarlo. «La Iglesia universal no deja de renovar año a año sus propias medidas».

La vía por la que ha apostado la Iglesia española a la hora de escudriñar el pasado, ha añadido, es «el conocimiento personalizado, mirar el rostro concreto, las víctimas concretas». Se está trabajando en las diócesis porque la Iglesia no es un organismo centralizado. Y ha ilustrado esta afirmación a los periodistas con el siguiente ejemplo: «Hoy mismo, en la catedral, la Eucaristía no la ha presidido el presidente de la Conferencia Episcopal, sino el obispo de Santiago, porque el presidente de la Conferencia Episcopal no es jefe del obispo de Santiago».

Respecto al diálogo con las víctimas, el secretario general de la CEE ha dicho que ha habido «algunas personas que han querido hablar con nosotros de algo que ocurrió en el pasado» pero que han pedido insistentemente que la conversación fuese «discreta, sin hacer de su propio caso un asunto mediático». Han transmitido su testimonio como acicate para que no se mire hacia otro lado, se colabore con las autoridades civiles, policiales y judiciales, y se trabaje en la atención de las víctimas con las ayudas terapéuticas necesarias. «Sabemos que tenemos mucho camino por delante porque en este asunto no debemos bajar nunca la guardia».

Denuncias en las Oficinas diocesanas

El secretario general ha sido preguntado también por el número de personas que han sido evaluadas en las Oficinas diocesanas de abusos. Ha dicho que según sus últimos datos, de comienzos de verano, en la mayoría de ellas no se habían recibido denuncias, y que en aquellas en que sí las había habido su número total estaba en torno a las cincuenta. «Estas denuncias han llegado a Roma, puesto que estos delitos graves que afectan a clérigos al final quien tiene que hacer el juicio definitivo es Roma», ha explicado. «Del año 2000 al 2020 los casos en toda España han sido 220. Les puedo adelantar nuestro compromiso de poder ofrecerles anualmente la información de las actividades de las Oficinas».

«El servicio de coordinación y asesoramiento de estas Oficinas abrirá posibilidades nuevas. En concreto, en esta Asamblea Plenaria se ha sugerido que cada año estos servicios puedan hacer una información de lo que han vivido en cada año», ha rematado.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa