Revista Ecclesia » Argüello, ante las inmatriculaciones: «Ha sido un ejercicio de colaboración»
Iglesia en España Última hora

Argüello, ante las inmatriculaciones: «Ha sido un ejercicio de colaboración»

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, ante las preguntas de los periodistas, ha indicado esta mañana que el proceso de inmatriculación de los bienes de la Iglesia «Ha sido un ejercicio de colaboración», que responde al artículo 46 de la Constitución que dice: Los poderes públicos garantizarán la conservación y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España y de los bienes que lo integran, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad. La ley penal sancionará los atentados contra este patrimonio.

El pasado martes el Consejo de Ministros remitió al Congreso el listado de inmatriculaciones entre 1998 y 2015. Ante esto, el obispo ha expresado que «la Iglesia ha hecho lo que las administraciones nos han pedido, en un ejercicio de colaboración».

Certificado eclesial y catastral

«La Iglesia ha matriculado los bienes que tiene conciencia de que son suyos. La inmatriculación es un instrumento declarativo que no supone un método de adquisición de la propiedad sino que se declara en un registro público», ha indicado. Pero indudablemente, la publicidad de la inmatriculación no se ha hecho ahora con motivo de hacer la lista.

«Todos los registros de la propiedad son públicos», dijo, recordando que en el proceso de inmatriculación además del certificado del canciller de un obispado, «era preciso llevar una certificación catastral. Ya en el catastro figuraba ese bien como vinculado a la Iglesia. Si el registrador de la propiedad veía que no coincidían el certificado de un canciller y del catastro, antes pedía que se pusiera orden».

Desde 1961

Según ha explicado, desde el año 1961 estaba establecido que para la inmatriculación se necesitaba el certificado del secretario de las diócesis para autentificar la posesión de un bien. Se tenía un deseo que las dos instituciones que más bienes tenían en España en el siglo XIX, que eran el Estado y la Iglesia, pudieran agilizar la manera de registrar. «Esto no lo modifica ninguno de los gobiernos hasta el 2015. La República mantuvo el sistema de certificado. Los templos eran considerados bienes extra comercium y no eran necesario registrarlos».

De los 34.000 bienes se han inmatriculado por  certificado 30.000, y además se han ofrecido dos años para que entrase en vigor la protección registral. Aún así, el secretario general ha reconocido que puede haber errores. «Por ejemplo, en el listado de Valladolid aparecen dos ermitas de Medina del Campo que habían llegado al acuerdo que fuesen inmatriculadas por el ayuntamiento y no por el arzobispado, y sin embargo aparecen en ese listado. Puede haber algún tipo de error».

Colaboración

«Lo que la Iglesia ha hecho es un sistema de colaboración para que el registro se pusiera en marcha. El catastro que solo se desarrolla en los 80 es el gobierno de Felipe González el que organiza el catastro urbano. Es a finales de los años 80 y primeros 90 cuando se informatiza, y se desarrolla espléndidamente y hay un deseo de que catastro y registro coincidan.

La mayoría de los viene inscritos son templos, casas rectorales, cementerios… De los 34.000, 17.000 están en Castilla y León y Galicia La forma de organización parroquial de tiene una presencia en el mundo rural extraordinario.

Registro y catastro, públicos

En España hay casi 40.000 instituciones que podrían haber inmatriculado. Hay 23.000 parroquias, hay centenares de comunidades de religiosos y religiosas, 10.000 asociaciones y muchísimas cofradías, sobre todo las históricas, que tienen sus sedes y sus templos propios, hay multitud de instituciones de enseñanza. Muchos de esos bienes no se han inmatriculado de esta manera. Del 98 al 2015, hay 4000 bienes que se han inmatriculado por los procedimientos establecidos. Luis Argüello terminó su contestación a los periodistas indicando que «el registro de la propiedad y el catastro son públicos. Se puede acceder de forma informática a lo que cada información catastral dice de los bienes».

Diálogo

Otra de las cuestiones abordadas ha sido el régimen fiscal de la Iglesia en general. Y este será el siguiente paso. Ante esto, el secretario general ha explicado «que nos gustaría hablar de otros asuntos», como la comprensión de la laicidad por larte del PSOE, la comprensión de la personas con las diversas formas de entender el sexo y el género. «Nos gustaría hablar de esto con el Gobierno, como afortunadamente en algunos aspectos se está pudiendo hablar con el Ministerio de Educación o con temas relacionados con las Migraciones, o temas de Seguridad Social o de Ingreso Mínimo Vital». «Pero con estas otras cuestiones que tienen que ver con la propuesta cultural, con la manera de entender la existencia, que están muy en el terreno de lo que significa el anuncio y la vida de la Iglesia, tenemos una dificultad muy grande para dialogar, lo cual no quiere decir ponerse de acuerdo en todo, pero sí contratar opiniones».

 

ADEMÁS



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa