Congreso de Laicos

Araceli Cavero: «Hay que pedir también por los laicos»

«Yo llevo una cosa en el corazón. Y es que cuando se pide por las vocaciones, solo se pide por la vida sacerdotal y la vida consagrada, y sin embargo nadie se acuerda de la vocación laical. Y yo soy de la opinión de que si no hubiera laicos conscientes de lo que significa haber sido bautizados, no habría ni religiosos ni sacerdotes. Es fundamental pedir también a Dios trabajadores laicos para la mies».

Araceli Cavero, laica, 74 años, es vicepresidenta para Europa de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) y una de los más de 2.400 asistentes al Congreso de Laicos que se está celebrando este fin de semana en Madrid. Miembro de Acción Católica, atiende a ECCLESIA a la salida de un panel sobre migraciones, una de la decena de líneas temáticas del cuarto itinerario del evento, el dedicado a la presencia de los laicos en la vida pública.

La UMOFC congrega a unas sesenta organizaciones que, a su vez, representan a entre ocho y diez millones de mujeres católicas de todo el mundo. «También pueden formar parte de ella organizaciones mixtas, siempre y cuando la representante en el Consejo sea una mujer», explica. Actualmente, la presidenta de la institución es la argentina María Lía Zervino, y Cavero es una de sus cinco vicepresidentas, una por continente. De España están representadas en ella la Acción Católica General, Manos Unidas y la Adoración Nocturna Femenina.

«Nuestra institución pretende formar a mujeres para que sean responsables y corresponsables en la vida y en la sociedad. La última asamblea aprobó cuatro propuestas o líneas de trabajo: el cuidado del planeta; el de la familia, especialmente de sus miembros más vulnerables; la lucha contra la violencia a la mujer; y la llamada a la santidad».

Cavero está trabajando para que la UMOFC recupere el liderazgo que tuvo en otros tiempos. «En la época en que fue su presidenta Pillar Bellosillo, formaban parte de la organización más de cien asociaciones, y estaban representadas en ella 32 millones de mujeres laicas católicas. Bellosillo, que estuvo como auditora en el Vaticano II y hoy está en proceso de beatificación, la lideró durante once años».

La dirigente oscense valora muy positivamente la organización del Congreso y confiesa estar esperanzada sobre los frutos que este pueda dar. «Y me ha gustado mucho —confiesa— que esta mañana el secretario general de la CEE, monseñor Argüello, haya comenzado sus saludos empezando por el Pueblo de Dios, para pasar después a los diáconos, sacerdotes y obispos…”.

Print Friendly, PDF & Email