Revista Ecclesia » Apertura al culto del santuario de Los Remedios (Ourense)
los-remedios-orense
Iglesia en España

Apertura al culto del santuario de Los Remedios (Ourense)

Homilía del obispo de Ourense, Lemos Montanet, en la apertura al culto del santuario de Los Remedios

Cuando hace casi quinientos años D. Francisco Méndez Montotofundaba este santuario en el Campo de la Verdad, más tarde del Desafío, también llamado Campo de la Feria y ahora, desde hace muchos años, Campo de los Remedios, lo que pretendía aquel caballero cristiano, regidor y juez ordinario de la ciudad de Ourense, era construir un lugar de culto a la Madre de Dios en cumplimiento de un voto, empleando parte de su capital y una fuerte cantidad de los dineros dejados por un ajusticiado.

Desde entonces, esta capilla de los Remedios experimentó muchas vicisitudes, pero ninguna tan grave como el incendio del año 2010. Desde que inicié mi ministerio episcopal al servicio del pueblo de Dios en la Diócesis de Ourense, hace ahora dos años y seis meses, me propuse hacer lo imposible para restablecer el culto en esta capilla-ermita que, a partir de ahora, teniendo en cuenta su capacidad y antigüedad, con la autoridad que me fue concedida queda constituida en Santuario de la Nuestra Señora de los Remedios deOurense.

Aquellos deseos de los primeros meses hoy son una hermosa realidad, obra de todos. Gracias a la generosidad de los herederos del Sr. Méndez Montoto, a la colaboración de la Consellería de Cultura, el Ayuntamiento y la Diputación de Ourense, y a la de los devotos de los Remedios, es posible recomenzar hoy el culto a la Nuestra Señora.

Este santuario es, y quiere ser, de todos los orensanos. Si, antiguamente, aquí se dirimían violentamente los pleitos entre los hombres de esta noble y generosa ciudad de las Burgas, hoy se quiere convertir en un lugar de convivencia pacífica, de fraternidad, de amistad y debe ser, sobre todo, un lugar de paz querido, respetado y cuidado por todos.
El Papa Francisco, en su primera exhortación EvangeliiGaudiumafirma que necesitamos crear espacios motivadores y sanadores (…) lugares donde regenerar la propia fe en Jesús crucificado y resucitado, donde compartir las propias preguntas más profundas y las preocupaciones cotidianas, donde discernir en profundidad, con criterios evangélicos, sobre la propia existencia y experiencia, con la finalidad de orientar al bien y a la belleza las propias elecciones individuales y sociales“. (EG, en º 77).

Eso desea la Iglesia, que el santuario de los Remedios sea uno de esos espacios motivadores y sanadores. Eso es lo que pido comoObispo, para todos los ourensanos, a Nuestra Señora de los Remedios: paz y convivencia respetuosa, para que todos juntos, pese a nuestros diferentes criterios y opiniones, luchemos por buscar aquello que nos une para conseguir el bien de todos. El santuario de los Remedios, situado al lado del famoso Puente deOurense, en una de las más importantes entradas a nuestra ciudad, es un lugar que está habitualmente lleno de vida, y ¡de vida joven!, por la cercanía de las instalaciones deportivas que llevan, acertadamente, su mismo nombre, y por el vecino colegio y parroquia de María Auxiliadora de los Padres Salesianos. A partir de ahora, con su restauración, debe ser un lugar de encuentro y una encrucijada en la que los afanes, ilusiones, proyectos y necesidades de todos sean acogidas.

Por pura Providencia se abre de nuevo al culto este santuario en vísperas de su Novena, y al comienzo de un Año Mariano dentro del proyecto pastoral Ourense en Misión con María. Durante el tiempo que va del 8 de septiembre de 2014 a la misma fecha del 2015, días que marcan la apertura y la clausura de este año, podrá ganarse, cada día, una indulgencia plenaria, que puede ser aplicada bien por nosotros, o por nuestros difuntos, siempre que visitemos este lugar santo.

Que este santuario, que quiere ser de todos los ourensanos, se convierta en ese referente de convivencia y de paz, necesarias para todo auténtico progreso del hombre y de la ciudad, y que, conjugando el culto a Dios y las expresiones culturales, sea un ámbito de humanización que, sin duda, es el paso previo a todo proceso auténticamente evangelizador.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa