Iglesia en España Última hora

Ante los sucedido en las residencias de ancianos… «Perdón, comprensión, verdad y responsabilidades»

Los obispos dialogaron en la Comisión Permanente celebrada los días 6 y 7 de julio, sobre la situación vivida en las residencias de ancianos. De ahí que el 25 o 26 se publicará una nota pastoral. Luis Argüello, secretario general de la CEE, durante la rueda de prensa posterior a la reunión, indicó: «La primera palabra que me viene al corazón sería perdón». Aunque sea cierto que nadie podía prever lo ocurrido, el obispo auxiliar de Valladolid pidió perdón y a la vez comprensión para todos porque «nos hemos visto desbordados».

A la vez, el secretario aseguró que «necesitamos la verdad». Porque el desbordamiento ha obligado a hacer —si vale esta expresión— racionamientos. En la primera rueda de prensa presencial en la CEE, monseñor Argüello se preguntó: «¿Cuál ha sido el criterio para racionar los recursos escasos? ¿Ha sido solo el DNI para que luego a las residencias de mayores se les pida un tratamiento hospitalario cuando estas no son hospitales, sino hogares? Más aún, si leyéramos los documentos de trabajo del último año sobre posibilidades de reforma de las residencias de mayores veríamos cómo se subraya su condición de hogar, no de hospital».

«Este desbordamiento nos hace caer en la cuenta de que el vínculo entre ciencia, medicina, política, sociedad, ética, ha quedado removido. Y a la hora de los criterios de racionamiento quizá ha faltado información, veracidad a la hora de reconocer humildemente dónde estamos y quizás, si es que ha sido así, se haya hecho del DNI el criterio para discernir el racionamiento; lo cual, ya lo dijo la Academia Pontificia para la Vida en un documento del 31 de marzo, es manifiestamente injusto». Por eso, sus palabras clave son «perdón, comprensión, verdad y, desde la verdad, responsabilidades, cada institución, las que tenga». Además, pidió criterios y medidas para mirar hacia adelante, iluminados por una reflexión ética para lo que estamos llamados a seguir viviendo.

Print Friendly, PDF & Email