Ante la situación latinoamericana: CONFIANZA, por José Alberto Rugeles Martínez
Firmas Internacional

Ante la situación latinoamericana: CONFIANZA, por José Alberto Rugeles Martínez

america-latina
Ante la situación latinoamericana: CONFIANZA, por José Alberto Rugeles Martínez
Hay situaciones en la historia de la vida de los hombres y también en la vida de los pueblos y de las naciones, en las cuales es necesario, es indispensable, practicar la virtud de la Confianza. Y la situación mientras más oscura, mientas más negra parezca, exige un acto de confianza mayor.
Pero lógicamente la pregunta se levanta: ¿por qué confiar? Y ¿por qué motivo hacerlo si todo nos lleva a justamente, no encontrar motivos ni razones de esperanza?. Lo que para una persona se puede transformar en un motivo de dolor, para un pueblo, para una nación, se transforma en un drama.
Cuando se observa el panorama hispanoamericano actual en su conjunto, la impresión que se tiene es de una situación difícil, compleja, caótica, en muchos países con lacras como la corrupción, el narcotráfico, la falta de libertad, la  imposibilidad de disentir -sin ser represaliado- de la opinión oficial, la escasez, la pobreza, el relativismo moral, la falta de líderes que sean modelos para las nuevas generaciones, la frustración, el cansancio, la falta de esperanza y de Fe.
No creo que sea este un diagnóstico exagerado de la realidad latinoamericana. Y frente a ello ¿qué pensar?, ¿qué decir que no sean los típicos argumentos políticos que a veces conlindan con la  demagogia, con la falta de certezas auténticas, que producen muchas veces más cansancio y más frustración?.
Me preguntaba cómo abordar el tema y llegue a la conclusión que lo primero que tenemos que hacer es no perder la esperanza. Un conocido compatriota nuestro, el Padre Arturo Sosa Abascal, S.J., actualmente Prepósito General de la Compañía de Jesús, decía recientemente en Madrid que: “no se entra, no se pasa a ser parte, de un ejército en retirada”. En otras palabras lo que el sucesor de San Ignacio de Loyola quiso decir, es que sin entusiasmo, sin garra, sin la certeza de que se va a alcanzar la meta, sin eso, no se triunfa.
El panorama latinoamericano para los hombres que amamos la libertad, ciertamente no es agradable ni esperanzador. Pero a pesar de eso, tenemos que tener la certeza de que si es posible cambiar la situación. Pero los primeros que tenemos que creérnoslo somos los demócratas. A partir del momento en que realmente estemos convencidos de nuestras ideas y luchemos con inteligencia, con astucia, con sagacidad, a partir de ese momento, todo es posible.
La obra de la Creación nos lleva a preguntarnos quién está por detrás de ella. Y la respuesta nos da confianza y esperanza. Pues Dios nunca abandona a nadie.
La confianza obtiene la realización de nuestros deseos: es el mismo Nuestro Señor quien lo afirma. La oración de quien confía lo obtiene todo.  Nuestro Señor se dignó revelar a Santa Gertrudis que su confianza hacía tal violencia al Corazón Divino, que se sentía forzado a favorecerla en todo.
El padre Thomas de Saint Laurent en su clásico y conocido “El Libro de la Confianza” enseña que: “En las horas de dificultad y de prueba es cuando debéis multiplicar los actos de confianza. No temáis exagerar la práctica de esa virtud. La confianza como dice San Juan Crisóstomo ‘consiste sobre todo en levantar el ánimo en el sufrimiento y en el peligro y elevar el corazón hacia Dios’. La confianza es una esperanza heróica.  Dios provee nuestras necesidades. La oración de de quien confía lo obtiene todo. Y como dice Santo Tomás de Aquino: ‘la oración toma su merecimiento de la caridad; pero su eficacia impetratoria le viene de la Fe y de la Confianza’. Firmeza inquebrantable es, pues, la primera característica de la confianza”.
La confianza que en la hora actual los latinoamericanos necesitan para salir adelante de las grandes crisis por las que pasan nuestras naciones, es una esperanza extraordinaria y heroica. Nuestros países necesitan héroes que no desfallezcan, que no cedan a la tentación del desánimo. No podemos desistir de nuestro empeño por cambiar la realidad latinoamericana pero sin entusiasmo, sin confianza no haremos nada.
Es la hora de no retroceder ante las dificultades y ante quienes nos quieren robar la esperanza. Tenemos recursos humanos y recursos materiales. Tenemos una juventud que debe ser encaminada y guiada hacia los verdaderos ideales que cambiarán la Historia.
Es la hora de la Confianza.  Es la hora de la oración. Y es la hora de la acción.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Ante la situación latinoamericana: CONFIANZA, por José Alberto Rugeles Martínez, 9.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email