Revista Ecclesia » Ante la muerte de Fernando Karadima, el arzobispado de Santiago de Chile reafirma su compromiso en «los entornos seguros»
Internacional Última hora

Ante la muerte de Fernando Karadima, el arzobispado de Santiago de Chile reafirma su compromiso en «los entornos seguros»

Ante la muerte de Fernando Karadima, el arzobispado de Santiago de Chile reafirma su compromiso para seguir trabajando en la promoción de ambientes sanos y seguros al interior de la Iglesia y manifiesta su cercanía a las víctimas sobrevivientes y a sus familias, pidiéndole a Dios misericordioso que pueda sanar el dolor causado a todos quienes han sufrido.

Tras conocer la noticia del fallecimiento del ex sacerdote este lunes 26 de julio, a los 90 años, el arzobispado de Santiago de Chile en un breve comunicado ha señalado que, «acompañamos de cerca a las víctimas sobrevivientes y a sus familias, pidiéndole a Dios misericordioso que pueda sanar el dolor causado a todos quienes han sufrido». El comunicado concluye señalando que, la archidiócesis de Santiago de Chile reafirma su compromiso «para seguir trabajando en la promoción de ambientes sanos y seguros al interior de la Iglesia».

Expulsado del estado clerical desde 2018

El 28 de septiembre de 2018, el Papa Francisco expulsó del estado clerical a Fernando Karadima, condenado por abusos sexuales. La Santa Sede informó que el decreto firmado por el Pontífice contempla la dispensa de todas las obligaciones clericales y fue realizado en forma «excepcional en conciencia y por el bien de la Iglesia», bajo la potestad que le compete al Papa.

El entonces director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, manifestó que el decreto se entiende a través de dos claves. Como primer punto «el Papa lo hace en conciencia» y motivado «por el bien de la Iglesia».

«La dimisión del estado clerical de Fernando Karadima es un paso más en la línea férrea del Papa Francisco ante los abusos. Estábamos ante un caso muy serio de podredumbre y había que arrancarlo de raíz. Se trata de una medida excepcional, sin duda, pero los delitos graves de Karadima han hecho un daño excepcional en Chile», agregó el director.

La investigación eclesiástica hacia Fernando Karadima se inició en julio de 2010 y concluyó con el decreto dado a conocer el 16 de enero de 2011, donde fue declarado culpable de abuso sexual. Como consecuencia se le impuso la pena del retiro a «una vida de oración y de penitencia, también en reparación de las víctimas de sus abusos».

En 2011 se le prohibió a perpetuidad «el ejercicio público de cualquier acto de ministerio, en particular de la confesión y de la dirección espiritual de toda categoría de personas».

El 28 y 29 de abril de este año tres víctimas de Karadima se reunieron con el Papa Francisco en el Vaticano. Los asistentes señalaron que «el Papa nos pidió formalmente perdón a nombre propio y a nombre de la iglesia universal».

En junio, el Pontífice volvió a reunirse con otras víctimas de Karadima, esta vez cinco sacerdotes y dos laicos, a quienes también pidió perdón.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa