Revista Ecclesia » Aniversario #ECCLESIAdesdeCASA: El 6 de marzo de 2020 la Iglesia recomendaba ya cuatro medidas contra la covid
Iglesia en España Última hora

Aniversario #ECCLESIAdesdeCASA: El 6 de marzo de 2020 la Iglesia recomendaba ya cuatro medidas contra la covid

El 14 de marzo de 2020 el Gobierno decretó el estado de alarma ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Dos días antes la redacción de ECCLESIA se trasladaba a las casas particulares para seguir ofreciendo información actualizada al minuto en nuestra web. A la vez, ocho días antes, el 6 de marzo, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ofrecía ya cuatro recomendaciones como medidas de prevención: retirar el agua bendita de las pilas de los templos, no estrechar las manos ni besar durante el paz sino hacer un gesto sencillo como una inclinación de cabeza, evitar el besapiés y el besamanos y lavarse las manos antes y después de distribuir la Comunión.

Además, aquel 6 de marzo, en la sala de prensa de la CEE, el obispo indicaba que ante la situación «mundial» que se estaba creando, «nos parece importante mantener los templos abiertos», pues este «virus, una expresión más del mundo global, nos sorprende» y genera «una situación de preocupación y angustia, y además ha aparecido otro virus: el virus de los miedos, de las falsas noticias, de la desconfianza».

Para el secretario general la devoción «no nos van a curar la enfermedad, pero sí nos va a hacer que el virus del miedo se detenga». Ante los criterios que desde las autoridades sanitarias se den, «mostramos nuestra disponibilidad para llevarlos a cabo», apuntaba.

Cierre de la Conferencia Episcopal

Unos días después, el 11 de marzo, la Conferencia Episcopal Española comunicaba el cierre al público, en principio, hasta el 26 de marzo. Pero esta fecha se alargó hasta el mes de septiembre y restringiendo el acceso de personas externas a la planta baja y con estrictas medidas de seguridad. Lo que viviríamos durante 15 días se multiplicó, entre el miedo y la incertidumbre, entre la esperanza y la confianza en Dios. La medida del 11 de marzo se publicaba «en continuidad con lo propuesto por la Comunidad de Madrid para la prevención de la infección por coronavirus».

Toque de campanas

Por otra parte, el 16 de marzo, la Comisión Ejecutiva de la CEE proponía dos iniciativas concretas en esos días «de singular y dolorosa experiencia ciudadana y eclesial, a la que nos ha llevado la pandemia del coronavirus»: el toque de campanas y una oración al final del Ángelus. «La Iglesia debe «ofrecer sus recursos en favor de los afectados, así como la presencia del Señor que salva, animando a todos los cristianos a interceder ante la Madre de Dios, que nos ampara y escucha nuestra oración», indicaban los obispos. Por esa razón, cada día, a las 12.00 horas, repiraban las campanas como agradecimiento y fraterna solidaridad y para orar»:

  • Por los enfermos contagiados por el virus, por sus familiares, por quienes están en cuarentena y por otros enfermos que «ven afectada su atención por la prioridad de atajar la pandemia».
  • Por los trabajadores de todos los centros y servicios sanitarios y todos los servicios públicos.
  • Por los equipos de Emergencias, por los de Protección Civil y por las Fuerzas de Seguridad del Estado.
  • Por los equipos de Pastoral de la Salud y por los voluntarios.
  • Por las personas de riesgo: niños, mayores y enfermos crónicos.
  • Por los padres, madres, abuelos y educadores.
  • Por los que están viviendo esta situación de emergencia en soledad.
  • Por quienes carecen de hogar o de lo imprescindible para vivir.
  • Por las diversas autoridades públicas.
  • Por los sacerdotes, los monasterios de vida contemplativa y la vida consagrada, que «con su oración y entrega siguen dando esperanza a todos los ciudadanos».

 

Aniversario #ECCLESIAdesdeCASA:



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa