Santa Sede Última hora

Ángelus: El Papa pide rezar por los misioneros y por la paz en Libia

Este domingo, 18 de octubre, Jornada Mundial de las Misiones, Francisco ha pedido a los fieles que recen por los misioneros y por la paz en Libia, un país fracturado y castigado desde hace tiempo por la guerra. A la conclusión del rezo del Ángelus en una plaza de San Pedro bastante concurrida para estos tiempos de pandemia, el Santo Padre ha expresado su alegría por la liberación hace unos días, después de dos años de secuestro en Níger, del religioso de la Sociedad de Misiones Africanas Pier Luigi Maccalli, para el que ha pedido un aplauso. A continuación, ha instado a seguir orando «por los misioneros y por los catequistas, y también por todos aquellos que son perseguidos o secuestrados en diferentes partes del mundo». Entre los que siguen privados de libertad en África se halla la religiosa colombiana de la Congregación de Franciscanas de María Inmaculada Gloria Cecilia Narváez, misionera en Malí, en manos de terroristas yihadistas desde el 7 de febrero de 2017.

«Cada cristiano —ha dicho el Pontífice— está llamado a ser un tejedor de fraternidad. Lo son de manera especial los misioneros, misioneras, sacerdotes, laicos, consagrados, que siembran el Evangelio en el mundo. Oremos por ellos».

El Papa ha tenido también muy presente en su alocución a los 18 pescadores italianos capturados en Libia desde comienzos de septiembre, a quienes ha deseado que puedan volver a abrazar pronto a sus familias. Se trata de marineros sicilianos que fueron secuestrados por militares de la facción del general Khalifa Haftar a unas treinta millas al norte de la ciudad de Bengasi, para cuya liberación exigen la puesta en libertad de cuatro libios procesados y condenados en Italia por tráfico de personas y asesinato.

«Rezo también —ha dicho el Papa— por los diversos diálogos en curso en el curso internacional sobre el futuro de Libia. Ha llegado la hora de detener toda forma de hostilidad, favoreciendo el diálogo que nos lleve a la paz, a la estabilidad y la unidad del país. Oremos juntos, en silencio, por los pescadores y por Libia».

«A Dios lo que es Dios, y a César lo que es del César»

Previamente, el Santo Padre ha comentado el Evangelio dominical, que hoy alude a la encerrona que fariseos y herodianos preparan a Jesús al enviar a unos discípulos a preguntarle si es lícito pagar el impuesto al César (cfr. Mt 22, 15-21). La lectura, ha dicho Francisco, «nos muestra a Jesús afrontando la hipocresía de sus adversarios. Ellos le hacen muchos cumplidos, pero a continuación le plantean una pregunta insidiosa para ponerlo en una situación difícil y desacreditarlo ante el pueblo».

Con su respuesta, en cambio, «Jesús se sitúa por encima de la polémica. Jesús siempre por encima. Por una parte, reconoce que se debe pagar el tributo al César, porque la imagen sobre la moneda es la suya; pero, sobre todo, recuerda que cada persona lleva en sí otra imagen, la de Dios, y por tanto es a Él, y solo a Él, a quien cada uno debe la propia existencia. En esta sentencia de Jesús no solo se encuentra el criterio para la distinción entre la esfera política y la religiosa, sino que de ella también emergen orientaciones claras para la misión de los creyentes de todos los tiempos, incluidos nosotros hoy. Pagar los impuestos es un deber de los ciudadanos, así como cumplir las leyes justas del Estado. Al mismo tiempo, es necesario afirmar la primacía de Dios en la vida humana y en la historia, respetando el derecho de Dios sobre todo lo que le pertenece».

El Papa ha añadido que todos los cristianos están llamados, por el Bautismo, a ser presencia viva en la sociedad, y que, por ello, deben esforzarse, con humildad pero también con coraje, para ayudar a construir «la civilización del amor, en la que reinan la justicia y la fraternidad». «Esta misión de los discípulos del Señor, en especial de los fieles laicos, ha de ser llevada a cabo con plena fidelidad a los valores espirituales y trascendentes, en comunión con los Pastores», ha concluido.

 

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME