Papa Francisco

Ángelus del Papa Francisco, San Esteban mártir, 26 diciembre 2015

Ángelus del Papa Francisco, San Esteban mártir, 26 diciembre 2015

“Ayer contemplamos el amor misericordioso de Dios, que se hizo carne por nosotros; hoy vemos la respuesta coherente del discípulo de Jesús, que da su vida. Ayer nació en la tierra el Salvador; hoy nace para el cielo su testigo fiel. Ayer, como hoy, aparecen las tinieblas del rechazo de la vida, pero brilla más fuerte aún la luz del amor, que vence el odio e inaugura un mundo nuevo”, expresó el Papa antes de la oración del ángelus en la plaza de san Pedro notablemente colmada de fieles y peregrinos.

Francisco subrayó un aspecto particular que une a san Esteban al Señor, antes de morir lapidado: “Jesús, clavado en la cruz, había dicho: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen; Esteban poniéndose de rodillas, exclamó en alta voz: Señor, no les tengas en cuenta este pecado. “Por tanto, Esteban es mártir, que significa testigo, porque hace como Jesús; en efecto, es un verdadero testigo que se comporta come Él: que reza, que ama, que dona, pero, sobre todo, que perdona, porque el perdón, como dice la misma palabra, es la expresión más alta del don”.

El obispo de Roma explicó que el perdón de Esteban da como resultado la conversión del gran apóstol Pablo que perseguía a la Iglesia y trataba de destruirla. Podemos decir que Pablo nace de la gracia de Dios y del perdón de Esteban. “También nosotros nacemos del perdón de Dios. No sólo en el Bautismo, sino que, cada vez que somos perdonados nuestro corazón renace, es regenerado. …Porque sólo cuando somos amados podemos amar a nuestra vez”. Comencemos como hizo Esteban “afrontando con la oración el resentimiento que experimentamos, encomendando a quien nos ha hecho el mal a la misericordia de Dios” invitó.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email