Revista Ecclesia » Ángelus del Papa Francisco en la fiesta de la Asunción de María
oracion-papa-francisco-a-maria-santuario-aparecida

Ángelus del Papa Francisco en la fiesta de la Asunción de María

Ángelus del Papa Francisco en la fiesta de la Asunción de María, martes 15 de agosto de 2017, solemnidad de la Asunción de la Virgen María a a los cielos

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Hoy, solemnidad de la Santísima Virgen María, el Evangelio nos presenta a la joven de Nazaret, que habiendo recibido el anuncio del Ángel, se fue con prisas para estar cerca de Isabel

María oye de su boca las palabras que vinieron a formar la oración de “Ave María”: ‘Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre’

El don más grande que María ofrece a Isabel -y al mundo- es Jesús, que ya vive en ella

María vive ya no sólo por la fe y por la esperanza, al igual que muchas mujeres del Antiguo Testamento

En la Virgen, Jesús tomó carne humana para su misión de salvación

En la casa de Isabel y su esposo Zacarías, donde antes reinaba la tristeza por la falta de hijos, ahora existe la alegría de un bebé en camino: un niño que se convertirá en el gran Juan Bautista, precursor del Mesías

Y cuando llega María, la alegría brota de los corazones y los desborda, porque la presencia invisible pero real de Jesús llena todo de sentido: la vida, la familia, la salvación de la gente … ¡todo!

Esta alegría completa se expresa con la voz de María en la hermosa oración que el Evangelio de Lucas nos ha trasmitido, que se llama el Magnificat

Es un canto de alabanza a Dios, que hace grandes cosas a través de las personas humildes, desconocidas para el mundo, como la misma María, o su esposo José, o como era también el lugar donde vivían, Nazarét

El Magníficat canta sobre el Dios misericordioso y fiel, que cumple su plan de salvación con los más pequeños y los pobres, con los que tienen fe en él, que confían en su palabra, como María

En esta casa [la de Isabel], la venida de Jesús a través de María no sólo ha creado un ambiente de alegría y comunión fraterna, sino también un ambiente de fe que lleva a la esperanza, a la oración, a la alabanza

Nos gustaría que todo esto sucediera hoy día en nuestros hogares

Nos gustaría que la celebración de Santa María de la Asunción nos llevara a nosotros, a nuestras familias, a nuestras comunidades, este inmenso don, la única gracia que hay que pedir siempre, antes y por encima de las otras gracias… ¡la gracia que es Jesucristo!

Portando a Jesús, María nos trae una nueva alegría, llena de significado

Nos trae una nueva capacidad de atravesar con fe los momentos más dolorosos y difíciles

Nos trae la capacidad de la misericordia, del perdón, de entender al otro, de sostenernos mutuamente

María es un modelo de virtud y fe

Al contemplar su asunción hoy al cielo, la realización final de su viaje terrenal, le damos las gracias porque siempre nos precede en la peregrinación de la vida y la fe

Le pedimos que vele por nosotros, que nos apoye, que podamos tener una fe fuerte, alegre y compasiva, que nos ayude a ser santos



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas