Santa Sede

Angelo Sodano deja de ser el Decano del Colegio cardenalicio

El Papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal Angelo Sodano como Decano del Colegio cardenalicio y con un motu proprio ha establecido que de ahora en adelante este cargo tendrá una duración quinquenal, eventualmente renovable y que al concluir su mandato el purpurado saliente reciba el título de «Decano emérito».
La decisión del Pontífice se hizo pública esta mañana después del tradicional encuentro para las felicitaciones de navidad a la Curia Romana, que precisamente comienzan con un saludo del Decano. Angelo Sodano, 92 años, obispo y nuncio apostólico desde 1978, Secretario de Estado del 1990 al 2005, fue el sucesor de Joseph Ratzinger como Decano del Colegio cardenalicio, designado como previsto en las normas, por sus hermanos purpurados de la Orden de los obispos.
El 26 de junio del 2018, el Papa Francisco había decidido ampliar el número de los participantes en la Orden de los Obispos, que hasta ese momento, estaba compuesta por los cardenales titulares de las diócesis suburbicarias y por los patriarcas orientales honrados con el púrpura, incluyendo el Secretario de Estado Pietro Parolin, el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales Leonardo Sandri, el prefecto de la Congregación para los Obispos Marc Ouellet y el entonces Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos Fernando Filoni, hoy Gran Maestro de la Orden ecuestre del Santo Sepulcro.
«Sin embargo, ahora, —escribe Francisco en el nuevo motu proprio— al aceptar la renuncia» del cardenal Sodano, «que agradezco enormemente por el alto servicio que ofreció al Colegio de los purpurados en los casi 15 años de su mandato, y tuvo también una atención al hecho que con el aumento del número de los cardenales, compromisos cada vez mayores pesaban sobre la persona del cardenal Decano, me parece oportuno que de ahora en adelante el cardenal Decano, que siempre será elegido por los miembros de la Orden de los obispos según las modalidades establecidas por el can. 352 § 2 del Código de Derecho canónico, permanezca en el cargo por un quinquenio eventualmente renovable y que al concluir su servicio, pueda asumir el título de Decano emérito del Colegio cardenalicio».
El cardenal Decano preside el Colegio, pero no tiene poderes de gobierno sobre los demás purpurados, siendo un «primus inter pares». Hasta hoy el cargo no tenía ni vínculo ni duración. El Decano convoca el conclave en caso de Sede vacante y lo preside en caso tenga menos de 80 años y por tanto sea incluso entre los electores. En el último conclave, en marzo del 2013, el cardenal Sodano, con más de 80 años, presidió las Congregaciones generales de los cardenales, pero no pudo entrar en la Capilla Sixtina, así que le tocó al sub Decano Giovanni Battista Re, presidir durante las votaciones.

Print Friendly, PDF & Email