Iglesia en España Nacional

Amoris laetitia: presentación a cargo de la CEE

Amoris laetitia: presentación a cargo de la CEE

«Magisterio luminoso sobre la familia, al que nos adherimos sin fisuras»

La CEE organizó el jueves 14 de abril una rueda de prensa de presentación de la exhortación Amoris laetitia

Intervinieron monseñor Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid y vicepresidente de la CEE y miembro del XIX Consejo Ordinario de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos; José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la CEE; Javier María Prades López, rector Universidad Eclesiástica San Dámaso; Julio Luis Martínez Martínez, SJ, rector de la Universidad Pontificia Comillas; José Luis Segovia Bernabé, profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca; y Pablo Guerrero Rodríguez, SJ, profesor de Teología Pastoral en la Universidad Pontificia Comillas.
Fue Gil Tamayo, quien, en sus breves palabras introductorias, manifestó que la exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco Amoris laetitia constituye «un magisterio luminoso sobre la familia, al que nos adherimos sin fisuras».

Cambios pastorales, no doctrinales

En este sentido, monseñor Osoro explicó que «ningún obispo se opone a la doctrina del Papa» y que la exhortación implica «un nuevo modo de actuar pastoralmente ante todas las situaciones», para lo que los propios pastores han de prepararse y, en ocasiones, cambiar de mentalidad y de forma de actuar. Amoris laetitia llama, según el arzobispo de Madrid, «de pasar de la Iglesia-aduana a la Iglesia-hospital de campaña», como también subraya el mismo Papa. Don Carlos insistió en otras de las ideas claves del documento y es que Dios no condena a nadie para siempre y que en la Amoris laetitia «no hay cambio de doctrina, aunque esta no siempre se puede aplicar de la misma manera», lo cual requiere una gradualidad de la pastoral y una permanente actitud de acompañamiento, discernimiento e integración.

Solo así se pueden adecuar a la «misericordia pastoral», que es, para el rector de Comillas, la clave de lectura de la Amoris laetitia. Porque, para poner esta misericordia en marcha, como pide el Papa, hay que juntar «la espiritualidad, la pastoral y la moral». Eso significa, en concreto, que «no se pueden separar a puros e impuros, a buenos y malos» y que los pastores «tienen que tener los pies en la tierra». A juicio de Julio Martínez, la Iglesia y las familias tienen que hacer un «mayor esfuerzo en la educación moral» en las situaciones concretas de la vida cotidiana. Con una clave fundamental: el respeto a la conciencia. «El Papa quiere que la moral ponga en el centro la conciencia, que como decía el cardenal Newman, es el vicario de Cristo». Una nueva educación moral que, «desde el pleno respeto al magisterio no es incompatible con el debate» y con el reconocimiento de una moral basada en «las actitudes fundamentales», como explicó Martínez.

El vicario episcopal de Pastoral Social de Madrid, José Luis Segovia, también profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca insistió en que se trata de un texto «marcadamente pastoral», que «no contiene condenas ni concreciones jurídico-morales». Porque lo que el papa pretende es «acompañar, integrar, comprender y abrazar, especialmente a los que más sufren». Se trata, a su juicio, de «superar el rigorismo doctrinal» y acercarse a la misericordia. Porque «la Iglesia es madre y maestra, por este orden, y solo una Iglesia que ejerce de madre pueda encaminar a los fieles hacia la utopía creyente».
El rector de San Dámaso y miembro de la Comisión Teológica Internacional, Prades, alabó la fundamentación escriturística de la exhortación papal, lo que no le impide, a su juicio, «poner los pies en la tierra y acompañar con realismo», lo cual lo consigue Francisco en la exhortación de dos formas: «apelando a las razones y a la hermosura de la familia» y valorando «la educación como un proceso».
Por último, el profesor de Comillas, Pablo Guerrero, subrayó que «tenemos la suerte de tener un Papa que nos habla del amor, que es la entraña del Evangelio» y que nos invita a «retomar la ternura, la atención y el cuidado del más débil». A su juicio, la exhortación «rezuma Evangelio», porque la familia es, precisamente, «escuela de Evangelio», con dos misiones: construir un buen nido y enseñar a volar. Solo así, la Iglesia, como decía el padre Arrupe, «no dará respuestas de ayer a problemas del mañana».

Artículo del cardenal Blázquez

También relacionada con la Amoris laetitia, L´Osservatore Romano publicó en su número 15 de abril un comentario sobre este documento papal del cardenal Ricardo Blázquez.
El presidente de la CEE define a la exhortación como «bueno y bello servicio a la Iglesia, que tendrá repercusiones muy positivas en la humanidad».

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email