De izquierda a derecha: Francisco Millán, Álvaro Calvente y su padre, Ildefonso
Iglesia en España Última hora

Álvaro casi está en Santiago: un regalo de Camino

Ya solo quedan dos días de camino, entre los que suman un poco menos de cuarenta kilómetros. Álvaro Calvente, junto con su padre Ildefonso, y su amigo Francisco Millán, están  a punto de llegar a Santiago. Hoy harán noche en O Pedrouso y, mañana, en Santiago. Mientras en toda Galicia tienen lugar las elecciones, ellos irán pasito a pasito, muy cerca de su meta.

Lo de ellos tres es abrir caminos, pues son de los primeros peregrinos que se han puesto el petate a la espalda tras la reapertura de los albergues. Todo por la insistencia de Álvaro. «Había programado un viaje que se canceló, pero Álvaro es muy insistente», cuenta su padre, que añade que se encuentran «muy poquitos peregrinos».

Álvaro es especial, pero no porque tenga una discapacidad. Es especial, afirma Ildefonso: «No se defiende ni oculta como es, porque no lo necesista. Dios lo ama tal y como es. En él vemos el amor de Dios y, de rebote, nosotros lo pillamos. Vas viendo la alegría que da a las personas… es una riqueza impresionante». Además, cuenta el padre, «Álvaro disfruta el camino con la naturaleza, los animales…».

Esa alegría ha sido compartida a través de Twitter desde el principio de su aventura en un perfil que se llama El camino de Álvaro. Algo que empezó por casualidad, sugerido por su cuñado, periodista. «En dos horas ya tenía doscientos seguidores, no sé si eso es mucho o poco», asegura Ildefonso. Ahora son ya casi 3.000. No le importa tanta repercusión, porque lo importante, asegura, es «evangelizar».

Los ánimos no se quedan en el mundo virtual. «Pasábamos por un puente y debajo había una carretera. Todos los coches empezaron a pitarnos. Se ve que tienen ganas de que vuelvan los peregrinos», añade Ildefonso. Desde que salieron de su parroquia de Málaga recibieron buenos deseos. El primero, la bendición del párroco de San Patricio, Gustavo Mills, para desearles buen camino. La familia pertenece al Camino Neocatecumental y vive esta experiencia desde la fe y la espiritualidad. Además, las misas coincidían con la novena de la Virgen del Carmen, por lo que Javier se muestra agradecido. «Hemos podido ver celebraciones muy bonitas».

De Santiago… ¿a Roma?

«O el Papa Francisco o Kiko Argüello. El que primero pueda hacer un hueco». Son las dos personas que más ganas tiene de conocer Álvaro. Pero antes de una posible aventura romana, hay que legar a Santiago de Compostela. «No sé si nos permitirán vvisitar la tumba. Desde luego, nada de tocar, eso está clarísimo. Llegaremos el lunes para la misa de la tarde.. y a disfrutar de Santiago». Esos son los planes de estos tres peregrinos, que el martes por la mañana volverán ya a Málaga.

Y, hay que decir, no será la última peregrinación familiar de este verano. Dentro de unas semanas irán, junto con los jóvenes de la parroquia, en peregrinación por Burgos.

Print Friendly, PDF & Email