Santa Sede

Alto representante vaticano visita Hiroshima, 67 años después de la bomba atómica

En Hiroshima, prosigue la visita de Mons. Pier Luigi Celata, secretario emérito del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y actual vicecamarlengo del colegio cardenalicio, quien este domingo al inicio de la Misa pronunció un discurso por la paz que tuvo lugar en la Catedral de la ciudad.
Recordando a las víctimas del horrible holocausto de hace 67 años en Hiroshima el prelado afirmó que: “con vuestro coraje y vuestra firme determinación, habéis como transfigurado aquella página profundamente oscura de la historia de la humanidad, haciéndola un punto luminoso de referencia, en el cual se alimentan la confianza y la esperanza por un mundo mejor. Fe y esperanza son necesarias para cada ser humano y la entera sociedad, como el aire para respirar”.

El prelado, en este contexto, exhortó a superar cerrazones y miedos para abrirse al encuentro con los otros, incluso con aquellos que son distintos, reconociéndonos todos miembros de una única familia humana con un destino común. Por lo tanto -agregó- estamos llamados a aceptarnos y a respetarnos recíprocamente: en la sacralizad de la vida, en las elecciones de consciencia, sobre todo en materia religiosa y en la dignidad de cada persona. Estamos llamados a unir nuestras energías espirituales y materiales para colaborar en la edificación de una sociedad más justa y solidaria, que pueda convivir en paz y armonía.

Sabemos que en el corazón de cada ser humano y entre los pueblos -dijo Mons. Celata- anida la tentación del egoísmo, de la opresión de dominio, del acumulamiento de los bienes -a menudo- a través del engaño, la violencia y la guerra. Todos, creyentes en Dios y personas de buena voluntad, tenemos que reaccionar a esta tentación poniéndonos al servicio de la paz, sostenidos por los valores espirituales de nuestras tradiciones.

El secretario emérito del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, continuó su discurso afirmando que la fe en Jesucristo, muerto y resucitado, por amor de todos nosotros, nos libera de la esclavitud del pecado y nos hace capaces de amarnos los unos a los otros como Él nos ha amado. Jesús -agregó- nos reconcilia con el Padre y entre nosotros.

Monseñor Celata, finalizó su discurso diciendo: “Jesús es nuestra paz; Jesús nos dona la verdadera paz; Jesús nos invita a edificar la paz. Solamente así podremos obtener la bienaventuranza que Él nos promete: “Bienaventurados los constructores de paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mt 5, 9) (RV-CA)

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Editor

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Hoy en mi recuerdo están el papa Pablo VI, en el 34º aniversario de su llamada a Dios, la encíclica “Ecclesiam suam”, fechada tal día como hoy hace 48 años, las víctimas de la 1ª bomba atómica lanzada sobre una ciudad: Hiroshima, y el aniversario del nacimiento del descubridor de la penicilina, sir Alexander Fleming. Toda una vida dedicada generosamente a la investigación dio como resultado un antibiótico que ha salvado y salva millones de vidas. Unos segundos bastaron para que una mano que obedecía órdenes segara millones de vidas. Y pienso en una frase de Joan Maragall: “Piensa, habla y actúa como si de cada pensamiento, palabra y obra dependiera la salvación del mundo, porque depende de ello”.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...