Especiales Ecclesia Sínodo de la Nueva Evangelización

Alocución de Benedicto XVI para el Angelus tras la misa de clausura del Sínodo de la Nueva Evangelización (28-10-2012)

Con la Santa Misa celebrada esta mañana en la Basílica de San Pedro, se ha concluido la XIII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos. Durante tres semanas nos hemos confrontado sobre la realidad de la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana: toda la Iglesia estaba representada y, por tanto, involucrada en este compromiso que, con la gracia del Señor, no dejará de dar sus frutos.

Ante todo el Sínodo es siempre un momento fuerte de comunión eclesial, y por esto deseo junto a todos ustedes agradecer a Dios, que una vez más nos ha hecho experimentar lo bello de ser Iglesia, y de serlo justamente hoy, en este mundo así como es, en medio a esta humanidad con sus fatigas y sus esperanzas.

Muy significativa fue la coincidencia de esta Asamblea sinodal con el 50° aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, y por tanto con el inicio del Año de la fe. Evocar al Beato Juan XXIII, al Siervo de Dios Pablo VI, a la estación conciliar, ha sido más que nunca favorable, porque nos ha ayudado a reconocer que la nueva evangelización no es una invención nuestra, sino un dinamismo que se ha desarrollado en la Iglesia de manera particular desde los años 50 del siglo pasado, cuando se hizo evidente que también los países de antigua tradición cristiana se habían convertido, como se suele decir, en «tierra de misión». Así emergió la exigencia de un anuncio renovado del Evangelio en las sociedades secularizadas, en la doble certeza que, por una parte, es sólo Él, Jesucristo, la verdadera novedad que responde a las expectativas del hombre de toda época, y por otra, que su mensaje pide ser transmitido de manera adecuada en los cambiantes contextos sociales y culturales.

¿Qué podemos decir al final de estas intensas jornadas de trabajo? Por mi parte, he escuchado y recogido muchos temas de reflexión y muchas propuestas, que, con la ayuda de la Secretaría del Sínodo y de mis Colaboradores, intentaré ordenar y elaborar, para ofrecer a toda la Iglesia una síntesis orgánica e indicaciones coherentes. Desde ahora podemos decir que de este Sínodo sale reforzado el compromiso por la renovación espiritual de la misma Iglesia, para poder renovar espiritualmente el mundo secularizado; y esta renovación vendrá del redescubrimiento de Jesucristo, de su verdad y de su gracia, de su «rostro», tan humano y al mismo tiempo tan divino, sobre el cual resplandece el misterio trascendente de Dios.

Confiamos a la Virgen María los frutos del trabajo de la Asamblea sinodal apenas concluida. Ella, Estrella de la nueva evangelización, nos enseñe y nos ayude a llevar a todos a Cristo, con coraje y con gozo.

Traducción del italiano: Raúl Cabrera- Radio Vaticano

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email