Diócesis Iglesia en España

Alicia Plaza, superiora general de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, ‘Mujer del Año 2019’

Alicia Plaza, superiora general de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, ‘Mujer del Año 2019’

La Comunidad Autónoma de la Región de Murcia premia a esta religiosa, natural de Orihuela, que lleva en la Región desde 1976, tiempo en que ha destacado en su lucha por la libertad de enseñanza.

La hermana Alicia Plaza Mazón, superiora general de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, ha sido distinguida con el premio ‘Mujer del Año 2019’ de la Región de Murcia. Un premio que anualmente, con motivo del Día de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, concede la Comunidad Autónoma y que reconoce la labor de personas e instituciones que han destacado en distintos ámbitos de la vida social regional.

El nombramiento, que le comunicaron ayer, le llena de alegría “pensando en la congregación”, explica la hermana, “y sobre todo pensando en Madre María Séiquer (fundadora), que era muy muy murciana, estoy segura de que le gustará que una de sus hijas haya sido reconocida con este premio”.

La hermana Alicia se siente orgullosa de que haya recaído sobre ella este galardón que reconoce a la mujer murciana y a la mujer religiosa, algo que le sorprende y alegra. “Yo llevo hábito, yo no me escondo”, añade, “estoy contenta por la congregación, por la vida religiosa y por la mujer murciana”.

Entre los distintos méritos que le han hecho merecedora de este nombramiento cree que está su lucha por la libertad de enseñanza: “yo lucho mucho para que la persona sea libre, que es un don de Dios. Que no tengamos coacciones a la hora de elegir. Que cada padre y madre elijan lo que quieran para sus hijos, lo mejor, con libertad”.

Este viernes, 8 de marzo, Día de la Mujer, a las 12:00 horas, en el Archivo Regional de Murcia tendrá lugar el acto de entrega de este galardón.

Una vida entregada

Sor Alicia Plaza Mazón es natural de Orihuela. Supo de la congregación de la que hoy forma parte en una excursión y, tras conocer la vida de Madre María Séiquer, comenzó a sentirse atraída por este carisma, por el que están llamadas a la evangelización, la enseñanza y promoción de las personas en las zonas rurales.

En sus primeros años de vida religiosa vivió en Jaén, en distintos pueblos y aldeas, donde trabajó intensamente por la enseñanza. En el 76 fue destinada a la Región de Murcia. Aquí ha coordinado Escuelas Católicas y actualmente es también vocal a nivel nacional. Asimismo, ha estado en varios colegios: primero en Mula, donde las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado tienen una escuela, y ahora en Villa Pilar, en la pedanía murciana de Santo Ángel.

“La congregación me puso enseguida a trabajar en la educación. Reconozco que mi modo de ser es muy tenaz, por lo que siempre lucho por ella”. Sor Alicia recuerda que antes de ser monja no se sentía atraída por este ámbito, por la educación: “pero al entrar a la congregación puse en ella toda la fuerza”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.