Revista Ecclesia » Algo tuyo se quema, por José-Román Flecha Andrés (Diario de León, 1-9-2012)
Opinión

Algo tuyo se quema, por José-Román Flecha Andrés (Diario de León, 1-9-2012)

Hace unos años, al llegar los calores del verano aparecían  en las pantallas de televisión y en los carteles viarios algunos lemas como éste: “Cuando un bosque se quema, algo tuyo se quema”. Con aquella publicidad se trataba de ayudarnos a adquirir conciencia de la repercusión social de los desastres provocados.

Es cierto que siempre hubo cínicos que modificaban aquel lema para sugerir que lo que se quemaba dañaba solamente a los grandes terratenientes. No era verdad. Ninguna acción u omisión afecta sólo a una persona. Ya sabemos que el estallido de un volcán en Islandia puede afectar a los cultivos de muchos países.

Puede ser que el incendio de un bosque dañe a las propiedades de una familia. Pero ya decía el refrán que no se puede poner puertas al viento. El fuego no respeta los linderos de las fincas. Pertenezcan legalmente a uno u otro, los bosques, como los ríos, los lagos y los mares, son patrimonio universal.

Quien provoca un incendio debería pensar en el peligro de muerte en que pone a otras personas. ¿Quien desencadena un incendio no se convierte en un asesino más o menos directo? No se puede poner una causa y desentenderse de los previsibles efectos de muerte  y de luto.

Junto a las vidas destrozadas están las pérdidas materiales y económicas. Hay un daño no material que genera la destrucción del paisaje. Con motivo de un grave incendio, se pierde con frecuencia algo que formaba parte importante de la cultura y del “alma” de un pueblo.

Varios sínodos medievales de León declaraban “descomulgados a los quemadores de las casas o de los frutos”. En su encíclica “Caridad en la verdad”, Benedicto XVI ha recordado que los desastres ecológicos dañan sobre todo a los pobres. Ellos ven disminuidos sus recursos y han de buscar otros medios de subsistencia. Por eso subraya él la importancia y la urgencia de una doble responsabilidad.

La responsabilidad intrageneracional nos dice que cada una de nuestras acciones u omisiones afecta a todos los que hoy viven con nosotros. La responsabilidad intergeneracional nos exige pensar en los que en el futuro vivirán en esta tierra. Unos y otros tienen derecho a un ambiente hermoso y vivible.

La preocupación ecológica nos lleva a pensar no sólo en las personas que ven mermadas sus condiciones de vida y de salud a causa de los desastres provocados por el hombre. Ante el estallido de un incendio, también los animales ven amenazado su alimento, su refugio y hasta su vida.

Es más, la misma tierra, sufre las consecuencias. Un incendio en el bosque, arrasa la capa fértil, destruye las defensas vegetales del suelo y fomenta la erosión del terreno que causarán las lluvias. El incendio genera la esterilidad de las colinas y de los valles. La muerte inmediata de muchos vivientes se prolonga en la vida aniquilada en el futuro.

Es la hora de educar a los niños y a los jóvenes para que descubran una responsabilidad que muchos adultos ignoran.

José-Román Flecha Andrés



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa