Iglesia en España

Alfredo Miralles Recalde, antiguo redactor de nuestra revista ECCLESIA

Alfredo Miralles Recalde, antiguo redactor de nuestra revista ECCLESIA

En un Madrid muy distinto del que le vio nacer en 1929, se nos ha ido en silencio con el alma en paz Alfredo Miralles Recalde. Reposa ya para siempre junto a sus padres en el cementerio de Piedralaves. E?l consideraba sin duda que ya habi?a cumplido su ciclo vital y, al decidir cruzar el umbral y abandonarnos, ha dejado dolor y tristeza entre cuantos fuimos sus compan?eros.

La profesio?n le veni?a de casta. Su padre, Alfredo Miralles Barro?n, fue redactor y cri?tico de cine de ABC, adema?s de secretario de Juan Ignacio Luca de Tena; perdio? la vida en las tra?gicas jornadas del verano de 1936.

Alfredo, despue?s de cursar los estudios en el colegio agustino de El Escorial y en la Institucio?n San Isidoro para hue?rfanos de periodistas, alcanzo? la graduacio?n en la Escuela Oficial de Periodismo en 1950.

Concebi?a la profesio?n como un noble menester, que ejercio? en la revista Ecclesia. No tardo? en recalar en los Servicios Informativos de la Direccio?n General de Prensa, conducidos por otro avezado e insigne periodista, Gonzalo Rodri?guez del Castillo. Llevaban entonces las riendas del Ministerio de Informacio?n y Turismo Fraga Iribarne, Sa?nchez Bella, Herrera Esteban y Pi?o Cabanillas. En largos an?os de convivencia y las suficientes horas de pla?tica, quienes tuvimos el privilegio de conocer a Alfredo y de tenerle por compan?ero descubrimos en e?l a un hombre cabal, incapaz de una injusticia y con la conciencia tranquila. Presumi?a de “currante” simplemente porque, sin molestar a nadie ni hacerse notar, cumpli?a con sus obligaciones cotidianas.

Eran di?as de rutina pero tambie?n de guardia nocturna sobresaltada, que Fraga Iribarne, en bati?n, procuraba mitigar generosamente con puros o caramelos “a gogo?” (perdo?n, a discrecio?n).

Considera?bamos a Alfredo como un genio por sus conocimientos te?cnicos y habilidades manuales. Resolvi?a cualquier duda nuestra sobre algu?n cachivache o artilugio de mayor precisio?n; cuanto dijera al respecto el “manitas” de Alfredo iba siempre a misa. Entre las obras arti?sticas que moldeaba y mimaba en su casa destacan la gran aficio?n por el modelismo naval y aerona?utico y su aficio?n por la marqueteri?a.

En septiembre de 1976, los a?ngeles de la guarda y el viento de la historia nos llevaron planeando al bello y noble edificio del INIA, matriz informativa del actual y exuberante complejo de la Moncloa. Hasta octubre de 1992, fecha de su jubilacio?n, llevaron la batuta como portavoces del Gobierno Manuel Ortiz, Ignacio Aguirre, Rosa Posada, Eduardo Sotillos, Javier Solana y Rosa Conde.

Alfredo Miralles demostro? su vali?a profesional en la labor callada del quehacer diario. Era consciente de la responsabilidad asumida y de que en aquel trasiego los dados estaban siempre en el aire. Suele decirse que el periodismo consiste en separar el grano de la paja, y alli? se separaban las truchas de los salmones en el vasto caudal del ri?o informativo.

Sen?al inequi?voca de la eficiencia y capacidad de trabajo de Alfredo fue asimismo la tarea realizada, desde 1975 a 1992, como redactor jefe del turno de madrugada en Radio Exterior de Espan?a.

E?l se senti?a feliz en su trabajo, pero, una vez jubilado, como buen amante del hogar, concentro? sus atenciones en el a?mbito familiar. Angelines, su esposa, compartio? siempre con e?l los sacrificios e incomodidades que acompan?an a toda familia del gremio. Sus hijos, Bele?n, Alfredo y Rube?n, tambie?n se sienten orgullosos de e?l y con razo?n. Los dos primeros esta?n muy vinculados a medios de comunicacio?n, tales como el centro territorial de TVE en Castilla-La Mancha y la sede de Prado del Rey.

Sabido es que a los periodistas nos gusta destrozar famas y, mejor au?n, si se trata de compan?eros. Con el deseo de compensar tan reprobable aficio?n, cuantos convivimos con Alfredo quedamos condolidos y le recordamos con sincero afecto hasta nuestro encuentro en la eternidad.

Bernardo Gil Mugarza

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email