Revista Ecclesia » Alfonso, Miriam y tú…: Amor fecundado, por José Moreno Losada
alfonso y miriam
Opinión

Alfonso, Miriam y tú…: Amor fecundado, por José Moreno Losada

Alfonso, Miriam y tú… :Amor fecundado, por José Moreno Losada

Ya son tres…Alfonso, Miriam y tú – “garbancito querido y esperado”-. Nos encontramos hace un año, en navidad en la misma plaza que hoy, para comenzar a preparar la celebración de la boda de estos dos universitarios extremeños en la diáspora. Todo un proceso de lectura creyente que culminó en una celebración propia, original y auténtica en el amor del Padre manifestado en Jesucristo –allá por Junio, en la que el cura no fue puntual, según dicen-, y hoy nos volvemos a ver cumpliéndose aquellos deseos y sentimientos consagrados:

 Alfonso y Mirian, ¿Venís con total libertad a comprometeros en el amor para toda la vida, queriendo formar una familia en la que vuestros hijos descubran la felicidad de la vida y el evangelio?

– Respuesta:

-Sí, venimos libremente, queremos amarnos toda la vida y formar una familia al estilo del Evangelio.

Ellos están viviendo y trabajando en Madrid, están pasando unos días con sus familias en Badajoz. Hoy hemos quedado-justo un año después- para tomar algo juntos, saludarnos, contarnos cosas de la vida, y en ella de su sacramento matrimonial… y ellos estaban deseando hacerme partícipe de la noticia más grande del mundo, de la que están siendo ángeles precisamente en este tiempo de Navidad: “Hay una criatura nueva, que viene a nuestro encuentro… un hijo que Dios va a poner en nuestras manos para que lo cuidemos y lo amemos como Él”… somos unos afortunados. Nos hemos besado efusivamente sintiendo la vida borbotones. Miriam le llama su “garbancito querido” y los dos estarían dispuestos a darlo todo – cambiar de trabajo, de residencia, a tener menos para ser más- por ese garbancito anónimo y oculto para el mundo, pero que ya está en el centro de muchos corazones como señor y como rey. Y esta es nuestra fe, en el matrimonio y en la vida, en nuestro Dios.

Nuestras últimas palabras han sido en la despedida pensando ya en el bautismo y en su preparación…tendrá que ser cuidado como la boda. Cómo no¡ Sobre todo ahora, porque Alfonso hoy ha confesado que antes no se sentía Iglesia, pero que ahora sí, incluso siente alegría de comulgar con este Papa. Y yo recuerdo cómo su primera comunión se la di yo y fue hace unos meses, en su propia boda, y la recibió consciente, querida y deseada. Hoy he vuelto a ver la verdad del evangelio en la vida: “Esta es la señal…un garbancito en el seno de Miriam, que la vuelve loca y alegre a ella y a su esposo Alfonso; y hoy esa alegría me ha llegado a mí como al viejo Simeón, pero en el templo de la vida brindando con una copa de vino -Protos- con los futuros padres. Y al llegar a casa he vuelto a leer lo que escribí con motivo aquella celebración matrimonial y como ellos consintieron en el deseo de compartir la vida y fecundarla con amor y me emociona volver a leerlo:

“Así, pues, ya que queréis contraer santo matrimonio, unid vuestras manos, y manifestad vuestro consentimiento ante Dios y su Iglesia.

Alfonso: Miriam, valoro tu alegría y tu ilusión, eres única para mí y me enamoras cada día. Yo quiero darte todo lo bueno que hay en mí y deseo construir contigo una familia que te ame tanto como yo. Tú me has hecho sentir a Dios mucho más cerca de mí, y hoy le pido al Buen Dios que bendiga nuestro matrimonio y nos de fuerzas para que sea tan sólido como una montaña, que nunca flaquee y nos sintamos siempre unidos, enamorados y felices.

Miriam: Alfonso eres para mí un tesoro, me seduce tu bondad…y prometo amarte, respetarte y cuidarte todos los días de mi vida… Deseo vivir todo junto a ti, hasta que la muerte nos separe.”

Una vez más la gracia de Dios se hace desbordante, amorosa y fecunda en el vivir de cada día y me hace a mí su testigo. Gracias Padre por ayudarme a leer el texto lucano de la anunciación y el nacimiento de Jesús, en este tiempo de navidad, con esta actualidad tan llena de alegría y frescura en la gestación de esta nueva vida humana en el seno de Miriam y en el corazón de Alfonso, que son ya una sola carne en este amor fecundado.

José Moreno Losada.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas