El vicario general de la diócesis de Teruel y de Albarracín, Alfonso Belenguer Celma, ha sido elegido administrador diocesano para regir la Sede durante el periodo de Sede vacante producida por el traslado de Mons. Carlos Escribano Subías a la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. La elección se ha producido en el obispado de Teruel este lunes, 27 de junio, durante la reunión del colegio de consultores de la diócesis.

El colegio de consultores lo forman nueve sacerdotes presididos por el consultor de más edad en ordenación sacerdotal. Don Alfonso ha aceptado la elección y ha asumido el cargo, emitiendo la profesión de fe ante el Colegio.

Tras la reunión ha sido comunicada la elección a la Nunciatura Apostólica en España así como al presidente de la Conferencia Episcopal Española.