Revista Ecclesia » Alegría en la Iglesia tras la liberación de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez
El Papa Francisco saluda a la hermana Gloria Cecilia en el Vaticano.
Destacada Internacional Última hora

Alegría en la Iglesia tras la liberación de la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez

La religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez por fin es libre. El anuncio de la buena nueva se produjo en la tarde de ayer sábado 9 de octubre. La presidencia de Malí confirmó la noticia en un comunicado que enfatiza su «coraje y valentía» tras cuatro años y ocho meses de secuestro. La religiosa y el arzobispo de Bamako, Jean Zerbo, fueron recibidos en la sede de gobierno por el coronel Assimi Goita, el hombre fuerte del país.

Sor Gloria Cecilia y monseñor Zerbo con el presidente de facto de Malí.

Unas horas después, sor Gloria Cecilia acudía al aeropuerto de la capital para tomar un avión con destino a Roma, donde esta mañana se ha fundido en un abrazo con el Papa.

Edgar Narváez: «Está bien de salud»

Pese al tiempo privada de libertad, la religiosa de la Congregación Franciscana de María Inmaculada está bien. «Gracias a Dios está bien de salud, me enviaron unas fotos y se ve bien», ha declarado su hermano Édgar, desde Colombia, a la agencia France Press. El arzobispo Zerbo también ha confirmado este extremo: «Se encuentra bien. Hemos rezado mucho para lograr su liberación. Doy las gracias a las autoridades malienses y a las otras buenas voluntades que hicieron posible esta liberación».

La Conferencia Episcopal de Colombia ha expresado su «inmensa alegría» mediante un comunicado del presidente de la Comisión de Misiones. En él, el obispo Mario de Jesús Álvarez Gómez agradece las gestiones realizadas por la Santa Sede y la Nunciatura Apostólica en Colombia para conseguir su liberación. «Damos Gloria y bendición a Dios por este momento tan gozoso de la Iglesia universal y de la Iglesia en Colombia», concluye su mensaje.

Gloria Cecilia Narváez, hoy 10 de octubre, en Roma.

Casi cinco años de cautiverio

Gloria Cecilia Narváez fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 cerca de la localidad maliense de Koutiala, a unos 400 kilómetros al este de Bamako, la capital. Llevaba seis años trabajando como misionera en la parroquia de Karangasso. Una noche, un grupo de hombres armados vinculados a Al Qaeda en el Sahel irrumpieron en el puesto misionero para llevarse consigo a una religiosa. En principio, le escogida era otra compañera pero Gloria Cecilia se intercambió por ella por ser la de mayor edad.

Han sido casi cinco años de secuestro en los que ha habido pocas pruebas de vida. Durante un tiempo se llegó a temer por su salud. En octubre de 2020, hace ahora un año, los islamistas liberaron a otros rehenes: uno de ellos, el religioso italiano Pier Luigi Macalli, de la Sociedad de Misiones Africanas, secuestrado en su misión de Bomoanga (Níger) el 17 de septiembre de 2018; otra, la trabajadora humanitaria francesa Sophie Petronin, cautiva desde diciembre de 2016. Esta última pasó buena parte de su secuestro junto a la hermana Narváez.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa