Papa Francisco

Al venerable hermano, Francisco Gil Hellín, por el Papa Francisco

hellin-papa-francisco

Al venerable hermano, Francisco Gil Hellín, por el Papa Francisco

El Boletín Oficial del Arzobispado de Burgos de este mes de junio publica la carta de felicitación que el Papa Francisco envía al arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, con motivo de sus cincuenta años de sacerdocio, a la vez que le agradece “estar rigiendo la archidiócesis burgalesa con denodado esmero”.

Se nos ha comunicado que tú, venerable hermano, que cuidas con entrega generosa la muy ilustre, egregia y noble sede de Burgos en España, vas a celebrar el quincuagésimo aniversario de tu ordenación sacerdotal en el próximo mes de junio. Ya que, en estos diez fructíferos lustros, no sin diligencia has participado del ministerio del único Mediador, por el cual Dios te ha concedido la gracia de ser siervo de Cristo en el pueblo y desempeñar el servicio sagrado del Evangelio, nos parece haber sobrevenido la oportunidad de manifestarte públicamente nuestras congratulaciones y plegarias. Ciertamente lo hacemos de muy buen grado porque con tal testimonio público de benevolencia y de eminente estima no nos apartamos de la práctica de Nuestros Antecesores, más aún seguimos fielmente sus pasos, en cuanto les sirvió de gran gozo alegrarse con sus colaboradores en la viña y con ellos dar gracias a Dios.

Evidentemente no dudamos que conoces plenamente que el sacrificio espiritual de los fieles se consuma por obra de los presbíteros en unión con el sacrificio de Cristo, el cual, por sus manos, en nombre de toda la Iglesia, se ofrece sacramental e incruentamente en la Eucaristía hasta que el mismo Señor venga. A esto, sin duda, ha tendido y tiende también tu ministerio presbiteral. Por ello pensamos que esta ocasión te será sumamente grata a ti que recuerdas este aniversario mientras consideras el camino recorrido de tu ministerio pastoral, ya bastante prolongado.

Te felicitamos con razón por los trabajos ya realizados, que por su condición e importancia testimonian manifiestamente en qué gran medida el esforzado afán de la fe te impulsa y lanza a trabajar con ahínco tanto por el nombre y la gloria de Dios como por el fomento y el esplendor de la religión. En alabanza tuya se destaca que has regido la archidiócesis burgalesa con denodado esmero, de modo que has conjuntado las sólidas energías de Burgos en la edificación del reinado de Cristo enriqueciendo los seminarios con la sana doctrina, promoviendo toda clase de organización católica, apoyando el apostolado de los laicos en medio del mundo y sosteniendo con ardor la vida consagrada. Aparte de otros motivos, te debemos muchísimo porque has trabajado con gran diligencia durante diecisiete años en el Pontificio Consejo para la Familia, de cuyo dicasterio fuiste primero Subsecretario, luego Secretario y contribuiste en gran medida a su eficacia y mayor bien. No olvidemos la sutil agudeza mental con que has investigado cada vez más profundamente la sagrada teología ni la diligencia con la que has explorado e iluminado los textos del concilio Vaticano II. Ciertamente, por estos tus trabajos se muestra más accesible a los creyentes el misterio de Dios omnipotente, que, “conforme a las riquezas de su gracia”, quiso hacernos conocer “el misterio de su voluntad, o sea, instaurar en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra” (Ef 1, 7-10).

Por consiguiente, que te asista la gracia celestial, con la cual lo podemos todo, y te conceda con buena salud el disfrute duradero de la luz para que realices total y activamente cuanto persigues en tu espíritu –el amor generoso nunca descansa– y te prepares la corona de méritos más refulgente. Y, para que el quincuagésimo aniversario de tu presbiterado sea más saludable, con voluntad propicia impartimos muy afectuosamente la bendición apostólica a ti, venerable hermano, así como al clero, a los religiosos y al laicado de la archidiócesis burgalesa al mismo tiempo que auguramos del Señor todo lo favorable, próspero y gozoso.

En el Vaticano, día octavo de mayo, año 2014, segundo de Nuestro Pontificado.

El Papa Francisco

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email