Revista Ecclesia » Al Papa Francisco le regalan dos asnos y leche de burra

Al Papa Francisco le regalan dos asnos y leche de burra

Original regalo para el Papa Francisco: dos asnos y “leche de burra”

Papa Francisco recibió en regalo dos asnos y una carga de leche para los niños del hospital Niño Jesús de Roma 

El Papa Francisco ha recibido un obsequio muy curioso durante la audiencia del miércoles 03 de diciembre: dos asnos y una carga consistente de leche de asna para los niños del hospital Bambin Gesu (Niño Jesús) de Roma. Thea y Noé son los nombres de los dos asnos que adornan el panorama navideño en el Vaticano.

 

Pierluigi Christophe Orunesu, fundador de la empresa Eurolactis de la región italiana de Lombardia ha hecho el insólito regalo al Papa que ha escogido como nombre Francisco, como el Santo de Asís, protector de los animales.

La carga de leche, no será incluida en los regalos que el Papa rifará para conseguir fondos para los pobres, sino que será entregada al hospital de la Santa Sede especializado en la atención a la infancia en Roma y conocido por sus servicios pediátricos a nivel internacional.

Al parecer, la leche de asna tendría propiedades nutritivas muy similares a la leche materna por sus vitaminas y ácidos grasos. Por ende, la leche es adapta para los niños alérgicos a la leche de vaca o tradicional.

La empresa productora ha comunicado que participa a un programa de investigación financiado por la Comunidad Europea para mejorar la alimentación de los niños prematuros. Un estudio clínico llevado a cabo con la muestra de 150 niños en el reparto prematuros “Santa Anna” del hospital italiano “Regina Margherita” de Turín demostraría sus propiedades.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año nacen en el mundo 15 millones de niños prematuros (1 de cada 10) de los cuales más de un millón mueren.

La leche de asna es un producto usado desde tiempos remotos, ya el historiador Herodoto en el siglo V a.C escribe sobre la leche de asna como “bebida energética”. Se dice que en Europa, después de la Segunda Guerra Mundial, se usaba la leche de asna para alimentar a los niños y la población ante la escasez de alimentos.

Fuente: ALETEIA



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas