Revista Ecclesia » Adviento con Santa Teresa de Jesús; III Miércoles de Adviento (17-12-2014), por Ángel Moreno de Buenafuente
cielo
Especiales Ecclesia

Adviento con Santa Teresa de Jesús; III Miércoles de Adviento (17-12-2014), por Ángel Moreno de Buenafuente

Adviento con Santa Teresa de Jesús; III Miércoles de Adviento (17-12-2014), por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra del III Miércoles de Adviento es Gén 49, 1-2. 8-10; Sal 71; Mt 1, 1-17

Se acercan los días de Navidad

La Liturgia deja el ritmo de los días de la semana para tomar la cuenta atrás de la Navidad y sigue las fechas del mes. Hoy, a ocho días de Nochebuena, las lecturas se centran en señalar la descendencia  de Judá, de la casa de David, del tronco de Jesé, que tiene su plenitud en el nacimiento del Mesías.

En muchos lugares se celebra la novena del Niño Jesús con actos diversos al amanecer, como anticipo del día del Sol que nace de lo alto, a manera de la aurora.

Los textos nos ofrecen la bendición de Dios sobre Abraham, sobre Jacob, sobre David, que se manifiesta en la plenitud del tiempo. “No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos” (Gn 49, 10). 

La señal que Dios ha dispuesto para la venida del Salvador es la paz. Los cristianos nos la deseamos de muchas formas en torno a la fiesta del nacimiento de Jesús. De ahí la selección del salmo: “Que los montes traigan paz, y los collados justicia; que él defienda a los humildes del pueblo, socorra a los hijos del pobre” (Sal 71).

Dios se hace hombre, de la estirpe de David, con genealogía, como nosotros, aunque el texto da un salto, y donde debería decir que José engendró a Jesús, dice: “Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mt 1, 16), para señalar la especial concepción del Verbo en el seno de la Virgen nazarena.

Albricias

Cuando hay una buena noticia se dan albricias, como las que cuenta Santa Teresa en sus cartas que lo hizo en algunos momentos  muy significativos. “Albricias porque al fin Gracián viene a Ávila para acompañarla a Burgos” (Cartas 426). “Hace cinco días que ha llegado de Roma la gran noticia: los descalzos pueden erigirse en provincia aparte, dentro de la Orden. «Albricias» (Cartas 350).

Si por una razón humana grata nos transmitimos alegría, ¡cuánto más nos la deberemos anunciar si lo que acontece es que está a la puerta el Señor! 

Se oyen villancicos que acompañan la noticia más esperada del nacimiento de Jesús. Santa Teresa canta: “Pues el amor nos ha dado Dios, ya no hay que temer, muramos los dos. Danos el Padre a su único Hijo: hoy viene al mundo en pobre cortijo. ¡Oh gran regocijo, que ya el hombre es Dios! No hay que temer, muramos los dos” (Poesías 13).



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa