Revista Ecclesia » Adviento con Santa Teresa de Jesús; II Martes de Adviento (9-12-2014),por Ángel Moreno de Buenafuente
Especiales Ecclesia

Adviento con Santa Teresa de Jesús; II Martes de Adviento (9-12-2014),por Ángel Moreno de Buenafuente

Adviento con Santa Teresa de Jesús; II Martes de Adviento (9-12-2014),por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra del II Martes de Adviento es Is 40, 1-11; Sal 95; Mt 18, 12-14.

 

El poder de Dios

Cuando nos encontramos con expresiones bíblicas que aluden al poder y a la fuerza, es posible que nos brote la resistencia, porque interpretamos los términos desde una cultura violenta, prepotente, dominadora y posesiva, y ante alguien que intenta dominarnos nos rebelamos, y surge la sospecha sobre todo gesto, por amable que sea, porque lo interpretamos como estrategia invasiva.

El profeta Isaías anuncia la llegada del Señor y lo hace refiriéndose explícitamente  a la fuerza y al poder: “Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá: «Aquí está vuestro Dios. Mirad, el Señor Dios llega con poder, y su brazo manda” (Is 40, 9).

El salmista, en el mismo contexto cultural que el profeta, reitera la imagen regia del Señor que viene: “Vitoreen los campos y cuanto hay en ellos, aclamen los árboles del bosque, delante del Señor, que ya llega, ya llega a regir la tierra” (Sal 95).

Pero si leemos los textos a la luz del Evangelio, nos sorprenderemos ante la imagen que toma san Mateo para anunciar al Señor: “Vuestro Padre del cielo no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños” (Mt 18, 14), y acude a la figura del pastor bueno.

 

El Pastor bueno

Santa Teresa de Jesús recurre a la ternura entrañable del Buen Pastor, a la hora de adentrarse en las moradas del castillo interior: “Visto ya el gran Rey, que está en la morada de este castillo, su buena voluntad, por su gran misericordia, quiérelos tornar a él y, como buen pastor, con un silbo tan suave, que aun casi ellos mismos no le entienden, hace que conozcan su voz y que no anden tan perdidos, sino que se tornen a su morada. Y tiene tanta fuerza este silbo del pastor, que desamparan las cosas exteriores en que estaban enajenados y métense en el castillo” (Moradas IV, 3, 2).

Y la escritora mística se mueve a plasmar la semblanza de Jesús como Pastor en uno de sus versos: “¿No ves que gana renombre de pastor de gran rebaño? – Con todo, es cosa muy fuerte que muera Dios Soberano” (Poesías 11)

Ante la revelación evangélica y la experiencia contemplativa, sin duda, no te resistirás a esperar con alegría la llegada del Señor.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas