Iglesia en España Última hora

Administrador diocesano de Zamora: «Que luchemos para que la vida sea digna para todos»

«Que en esta situación de pandemia que estamos padeciendo ofrezcamos experiencias de vida, acompañemos la vida, luchemos para que sea digna para todos los hombres, presentemos motivos de esperanza». Son palabras del administrador diocesano de Zamora, José Francisco Matías, al presidir esta mañana el aniversario de la muerte del obispo Gregorio Martínez Sacristán. Así deseó que esta entrega «la realicemos, como cristianos, desde el convencimiento de que el Señor de la Vida no nos va a dejar en la estacada del dolor, la muerte y el sufrimiento que está significando este momento histórico para todo el planeta. La fuerza de Dios actúa como reactivo en nuestra actividad cotidiana. Con ella y desde ella, intentemos normalizar, en la medida de lo posible, los planteamientos, comportamientos y actitudes del quehacer diario. Con la confianza de que si el Señor es nuestro Pastor, nada nos ha de faltar».

Sobre Martínez Sacristán, indicaba que «hace un año fallecía. Su frágil salud, entonada a raíz del trasplante de riñón, a finales de 2017, se vio agravada a mediados de agosto, con el desenlace fatal el día 20 de septiembre, al mediodía. En su trayectoria como obispo de la diócesis, fue probado, casi desde los comienzos de su ministerio episcopal, en la experiencia de sufrimiento y cruz, que le acompañó hasta el final de sus días. Resistió, como pudo, los envites del dolor hasta entregar su vida al Padre».

El administrador diocesano pidió para él «la salvación que Dios ofrece y posibilita; que goce en su presencia de ese “festín de manjares suculentos”, de los que la enfermedad y la situación personal generada por la misma le impidió hacerlo en lo que de anticipo del mismo se puede gozar en la tierra. Pedimos al Señor que participe de esa dicha eterna que Él ofrece».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME