Santa Sede

ACNUR – Intensificar ayudas y acceso a refugiados y desplazados

Ciudad del Vaticano, 9 octubre 2012 (VIS).-Individuar formas de solidaridad más concretas en defensa de los refugiados fue el argumento de la intervención del arzobispo Silvano M. Tomasi – en calidad de Observador Permanente de la Santa Sede ante la Oficina de las Naciones Unidas y de las Instituciones Especializadas en Ginebra- durante la LXIII sesión del Comité Ejecutivo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que tuvo lugar el pasado 2 de octubre.

“El aumento del número de conflictos recientes ha producido nuevas oleadas de refugiados y de prófugos -observó el prelado – (…) Los medios de comunicación encienden los reflectores sobre los casos que para ellos son políticamente más interesantes y dejan en la sombra del dominio público a las otras masas de personas desplazadas, olvidadas y abandonadas a su trágico destino. La delegación de la Santa Sede da la gracias a los países que han mantenido abiertas sus fronteras y sus corazones para acoger a los refugiados que huyen a los estados colindantes; toma acto de ello, y exhorta a todos los países miembros a colaborar compartiendo los costes que estas poblaciones refugiadas imponen a muchos de los que les brindan hospitalidad”.

“Este año, una vez más, es un dato cierto que los desplazados internos a causa de conflictos, son más numerosos que los refugiados. Mi delegación es también consciente de que la cuestión de la medida en que el ACNUR debe involucrarse a la hora de brindar asistencia a los desplazados internos divide a muchos estados. En algunos casos hay auténtico miedo de que la misión ‘se desborde’ y preocupación de que la misión central del ACNUR -la protección de los refugiados- pueda resultar perjudicada. En otros, hay motivos para sospechar de que la presencia, durante un conflicto armado interno, de miradas neutrales, internacionales o de que la prestación de asistencia para salvar las vidas de los grupos localmente desaventajados, no sean bienvenidas. La Santa Sede alienta al Alto Comisionado a seguir esforzándose ulteriormente por cuanto respecta a las personas desplazadas a causa de un conflicto armado. Este esfuerzo debe llevarse a cabo, en primer lugar, buscando un acceso humanitario a las poblaciones afectadas para verificar su necesidad de protección y, en segundo lugar, en coordinación con otros organismos de las Naciones Unidas para ofrecer a esas personas una asistencia crucial”, concluyó monseñor Tomasi.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas