acnur
Iglesia en España

ACNUR advierte de que las travesías irregulares por el Mediterráneo son cada vez más mortíferas

En vísperas del aniversario de la tragedia de Lampedusa, ACNUR advierte de que las travesías irregulares  por el Mediterráneo son cada vez más mortíferas

Los nuevos datos del tercer trimestre de 2014 sobre las llegadas irregulares por el Mediterráneo muestran un aumento alarmante del número de personas que perecen al tratar de alcanzar las costas de Europa.

Tanto en términos absolutos como porcentuales, las cifras han aumentado sustancialmente en estos últimos meses, con 90.000 personas que han llegado a Europa por mar entre el 1 de julio y 30 de septiembre y, al menos, 2.200 que han perdido la vida en el intento. Entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2014, se registró la llegada de  75.000 personas y el fallecimiento de 800. En otras palabras, las personas que emprendieron esta travesía en el primer semestre del año tenían un 1,06 por ciento de probabilidades de perder la vida, frente al 2,4 % de probabilidades de morir de las que lo hicieron  durante el tercer trimestre del año, en que la tasa se incrementó más del doble.

En total, unas 165.000 personas han realizado este peligroso viaje por mar en lo que llevamos de año, comparadas con las 60.000 que lo hicieron en todo el 2013. El año 2014 está marcado por este triste récord que refleja el nivel de desesperación de muchas personas.

A la luz de los peligros, ACNUR reitera hoy su llamamiento a los países de Europa para que contribuyan con más recursos para el rescate marítimo en el Mediterráneo y que redoblen sus esfuerzos para proporcionar alternativas legales a estos peligrosos viajes. La respuesta colectiva debe permitir la puesta en marcha de una fuerte capacidad para el rescate de las personas en el mar y de medios más seguros, a fin de que los refugiados puedan encontrar seguridad en Europa. Si el viejo continente fracasa en estos esfuerzos, se seguirán perdiendo muchas más vidas, y las tragedias como la de Lampedusa, de la que esta semana se cumple un año, pasarán a ser algo cotidiano.

“No estamos prestando la debida atención a las lecciones aprendidas de los terribles acontecimientos del pasado mes de octubre y cada vez más y más refugiados están muriendo ahogados mientras tratan de llegar a un lugar seguro. Los países de la UE deben trabajar juntos para continuar y reforzar la tarea vital, el rescate en el mar, que principalmente se ha desarrollado mediante la operación Mare Nostrum de Italia, pero también por los buques comerciales”, declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, AntónioGuterres.

Si bien no se conocen todas las razones que motivan los incrementos registrados este año, tanto de llegadas irregulares como de muertes, son varios los factores que intervienen. Uno de ellos es la situación en Libia, desde donde parten un gran número de personas que tratan de cruzar el Mediterráneo. Allí, la inseguridad afecta duramente a grupos vulnerables como los solicitantes de asilo y los inmigrantes procedentes de África subsahariana y Oriente Medio, lo que fuerza a muchos a huir. Libia debe desempeñar el papel que le corresponde para garantizar el respeto de los principios de los derechos humanos y del derecho internacional, ya que la deficiente aplicación de la legislación está propiciando que prosperen las redes de tráfico y trata de seres humanos. También es evidente que tanto los barcos como las pequeñas lanchas, a menudo van más sobrecargados y se producen casos de muertes por asfixia o ahogamiento de los que viajan sin chalecos salvavidas. La tragedia acaecida el mes pasado en Malta, en la que al menos 500 personas murieron cuando su barco fue hundido supuestamente por los propios traficantes, dejó sólo 11 supervivientes. Los pocos que sobrevivieron tuvieron que pasar varios días en el agua viendo con absoluta impotencia cómo sus familiares y amigos iban muriendo ahogados.

Si bien no todas las personas que emprenden el viaje por vía marítima hacia Europa buscan asilo, las estadísticas del tercer trimestre muestran que la proporción de personas que huyen de la guerra o de la persecución en sus países es cada vez mayor que la de inmigrantes. Los solicitantes de asilo de Siria y Eritrea representan prácticamente la mitad de las personas que efectuaron esta travesía desde el 1 de julio. Si bien esto es sólo una pequeña fracción de la población mundial de refugiados (unos 16,7 millones de personas en todo el mundo, mayoritariamente acogidas por los países limítrofes a las zonas de guerra), representa en todo caso un crecimiento en el número de refugiados.

Muchos de quienes emprenden este peligroso viaje por mar, no cuentan con ninguna forma legal o segura de llegar a Europa. Es necesario encontrar urgentemente alternativas para proteger a las personas frente a los riesgos de viajar recurriendo a redes de tráfico de seres humanos. Estas las medidas alternativas podrían incluir, entre otras, el aumento de las cuotas de reasentamiento y el acceso a visados humanitarios para las personas que huyen de la guerra y la persecución, así como políticas conjuntas de gestión de fronteras que impliquen a los países de la UE y del norte de África, y que tengan como objetivo el control de la seguridad fronteriza, pero que también incluyan un componente claro de derechos humanos y refugiados.

ACNUR también ha pedido a los gobiernos de los países europeos que hagan mayores esfuerzos para facilitar la reunificación familiar. A su vez,  los Estados podrían establecer planes de admisión con sponsor privado para casos individuales y utilizar programas como visados de estudiante o de trabajo en beneficio de los refugiados. “Tenemos que encontrar mejores maneras de permitir que estas personas desesperadas puedan encontrar un lugar seguro. Han pasado por situaciones de peligro y experiencias traumáticas que muchos de nosotros ni siquiera podemos imaginar”, señaló Guterres.

Estos retos no pueden ser abordados en solitario por unos cuantos estados; se necesita una verdadera respuesta europea conjunta, basada en la colaboración entre los Estados y el apoyo de la UE para garantizar más  instalaciones de primera acogida a la llegada, asistencia en el estudio de las solicitudes de asilo, así como la identificación de soluciones para las personas en necesidad de protección internacional.

El informe de ACNUR (en inglés) que acompaña a este comunicado de prensa, “Tan cerca, pero tan lejos de la seguridad”, está disponible en la siguiente web: http://www.unhcr.org/542c07e39.html (Copie y pegue este enlace en su navegador de Internet).

Página con material multimedia: http://www.unhcr.org/seamedia/

 

Departamento de Comunicación de la Delegación en España

de ACNUR-                                                      

María Jesús Vega, Portavoz de ACNUR en España

Rosa Otero, Asistente de Comunicación y Relaciones externas

Avenida General Perón nº 32, 2ª

28020 Madrid

Para más información: www.acnur.es

GINEBRA, Suiza, 2 de octubre de 2014 (ACNUR/UNHCR) –

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.