Firmas

Abu Dhabi bien vale una misa, por Fidel García Martínez

Abu Dhabi bien vale una misa, por Fidel García Martínez

La Misa celebrada en el  Zayed  Sport City de Abu-Dabhi corazón de un país musulmán por el Papa Francisco ha supuesto un hito histórico mundial  en las relaciones de la Iglesia Católica con el Islam. El acontecimiento no ha tenido la relevancia que significa, silenciado en parte por la situación terrible de Venezuela con un final imprevisible debido al interés que tienen las grandes potencias mundiales, a las que nada o poco interesan lo que realmente pasa en otros países.

Que en la cuna del Islam se haya celebrado un misa Católica, presidida por el Papa Francisco en la que han participado 150.000 personas la mayoría católicos de Filipinas, de diferentes países hispanoamericanos, otros de Indios y pakistaníes  supone un hecho de grandes proporciones  para la paz, la tolerancia y la libertad religiosa, un derecho fundamental violado en muchos países: dictaduras comunistas y fundamentalistas en los que la religión y los cristianos son perseguidos, silenciados, descartados, exiliados e incluso martirizados por su Fe.

En un escenario singular, sin alardes ni derroches innecesarios,  miles de fieles con profundo  y con tenido respeto siguieron el oficio divino presentes en el estadio o en las pantallas colocados en las distintas parroquias del país. Especialmente fue el ambiente que se vivió en la catedral de Abu-Dhabi, punto de encuentro para muchos files que no consiguieron la entrada para acceder al estadio. Según datos objetivos la asistencia a la misa del Papa Francisco fue el acontecimiento más mayoritario nunca visto.

La misa se celebró por el Papa Francisco en tres idiomas latín, inglés e italiano, con la correspondiente versión en árabe En su homilía el Papa Francisco hizo un comentario  de la  esencia del mensaje evangélico las bienaventuranzas, a la realidad del mundo de hoy y teniendo como referentes a San Antonio  abad y a San  Francisco de Asís; insistiendo especialmente en  la paz y en el amor a los hermanos (filadelfia). Los muchos files se protegían del sol  con viseras blancas que daban al conjunto un aspecto singular, ninguna cara esta tapada. En el paisaje destacan las cúpulas blancas y los altos minaretes de la enorme mezquita, porque el país es musulmán, aunque tolerantes con la libertad religiosa aunque no totalmente. Para el papa las armas del cristianos no son ni la dialéctica ni la lucha  solo debe estar armado de la fe.

Fidel García Martínez

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.