Revista Ecclesia » Abre sus puertas “Credo”, la nueva exposición de Las Edades del Hombre, Arévalo
edades-del-hombre-credo
Cultura

Abre sus puertas “Credo”, la nueva exposición de Las Edades del Hombre, Arévalo

Abre sus puertas “Credo”, la nueva exposición de Las Edades del Hombre, Arévalo (Ávila)

Este 21 de mayo, “Credo” abrirá sus puertas para mostrar al mundo la historia de la fe cristiana a lo largo de los siglos, plasmadas en el bello patrimonio histórico artístico de Castilla y León. Una muestra centrada en el Año de la Fe que estamos viviendo, y que pretende transmitir un mensaje de esperanza: a pesar de la capacidad destructiva y autodestructiva del ser humano, nuestra fe en un Dios paternal, en su Hijo y en la fuerza del Espíritu Santo es lo que nos salvará.

A modo de anticipo, esta tarde los medios han tenido la oportunidad de acercarse hasta Arévalo para hacer el recorrido de la muestra, acompañados por el Comisario de la misma, el sacerdote abulense Óscar Robledo. Él era el encargado de recibirlos en la Plaza de la Villa, donde se encuentran los tres primeros espacios para el visitante: la Casa de los Sexmos (punto de información turística), la bella y desconocida iglesia de Santa María (sede del preámbulo), y la iglesia de San Martín (sede del primer capítulo). Y de ahí, rumbo a la iglesia de El Salvador, que acoge los dos últimos capítulos de una muestra que hace un recorrido por la misma oración que supone la profesión de fe cristiana.

Las primeras impresiones son muy positivas. La muestra cumple las expectativas 100 %, pues, aunque las sedes no son grandes en espacio, tienen la cantidad justa de imágenes para no hacer pesado el recorrido y, a su vez, no perder el hilo conductor de la muestra. Obviamente no vamos a revelar muchos datos de la muestra, para que todos puedan ir a contemplarla sin predisposición, pero sí podemos dar algunos detalles. Sorprende el audiovisual que da la bienvenida al visitante, que emociona y hace pensar a la vez. Sorprende también el diálogo entre arte moderno y contemporáneo, reflejado por ejemplo en las dos representaciones de Juan el Bautista (una de Salvador Carmona y otra impactante de Gargallo), frente a frente. Agrada al espectador el hecho de poder encontrar en el mismo espacio expositivo obras de Goya y El Greco, que, a juicio del comisario de “Credo”, no han sido complicadas de conseguir para la muestra, dado el renombre de la Fundación Las Edades del Hombre, así como el mimo y el celo con el que tratan cada obra desde su recepción hasta su devolución. Y es de agradecer, asimismo, la apuesta de la propia Fundación y el comisario de “Credo” por poner sobre valor las bellas iglesias de Arévalo, algunas de ellas desconocidas para muchos, como la propia iglesia de Santa María, cuyo ábside dejará asombrado a más de uno.

Pero, sobre todo si eres creyente, lo que te produce “Credo” es confianza. Confianza en tu propia fe, en la que comparten contigo los grandes santos que están plasmados en algunas obras. Confianza en que, a lo largo de los siglos, y pese a todas las adversidades, Dios no ha dejado nunca solo a su pueblo. Confianza en que, por medio de esa historia de salvación y redención que se nos muestra en los tres capítulos, podemos creer en nosotros mismos. Confianza en Dios Padre, en Cristo su Hijo, y en el Espíritu Santo.

 

En definitiva, más allá de cuestiones culturales, sociales y económicas derivadas secundariamente de la muestra, “Credo” se configura como una opción más que recomendable, un medio significativo para lograr los objetivos que el Papa emérito Benedicto XVI marcaba para este Año de la Fe: redescubrir, valorar y fortalecer nuestra propia fe. Arévalo no defrauda. 

 

Fuente: http://diocesisdeavila.blogspot.com.es/2013/05/primeras-impresiones-de-credo.html



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa