Noticias

A puerta cerrada, los obispos se acuerdan de los enfermos e invitan a la comunión

Esta mañana ha sido muy diferente en las catedrales españolas. Lugares de culto que el 14 de abril del año pasado se encontraban abarrotados y donde hoy se podían contar los asistentes con los dedos de las manos. Estampas como la de la catedral de la Almudena casi vacía, o la de Sevilla, en el ‘top 5’ de las más grandes del mundo, impresionaban. En muchos casos se ha hecho un esfuerzo para que esas retransmisiones puedan llegar a los hogares. De hecho, en gran parte de las diócesis las celebraciones han sido antes o después que en Roma, evitando coincidir.

La situación excepcional obligaba a tomar medidas de especial cautela, guardando las distancias y reduciendo al máximo el número de asistentes. Normalmente, los obispos han estado acompañados por un mínimo número de concelebrantes y de fieles, convenientemente separados en los bancos. Estos son solo diez ejemplos de esta misma mañana, de las muchas diócesis y archidiócesis españolas.

Barcelona

«Da escalofríos ver la catedral vacía». Así empezaba el cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española, la homilía del Domingo de Ramos en Barcelona. «También da escalofríos que vosotros tengáis que seguir esta celebración tan importante desde vuestras casas». En varias veces, Omella se ha acordado de quiénes están en hospitales y residencias de mayores, así como quienes también están enfermos en sus casas. «Nuestra reacción debe ser de solidaridad en la ayuda humana y en la espiritual», ha añadido. Y, en el día en el que se lee la Pasión, ha recordado que la Cruz es lo que permite a Dios identificarse con el sufrimiento del ser humano. «¿Para qué nos serviría un Dios que no conociera nuestra cruz? ¿Quién nos podría defender? ¿En quién podrían esperar enfermos, familiares y sanitarios¿», ha expresado.

 

Toledo

En la archidiócesis primada de España, Francisco Cerro ha presidido la misa retransmitida por Radio Televisión Diocesana (RTVD) de Toledo. Lo ha hecho en la Catedral Primada a mediodía.


Madrid

Desde la Catedral de la Almudena, el cardenal Carlos Osoro ha celebrado la eucaristía como viene haciendo desde el inicio de la pandemia en España. En este caso, la retransmisión ha sido más amplia de lo normal, ya que Telemadrid ha emitido en directo la misa. Habitualmente, solo se podía ver por el canal de Youtube de la Archidiócesis de Madrid.

La eucaristía ha estado concelebrada por los auxiliares José Cobo, Santos Montoya y Jesús Vidal.  Osoro ha destacado que Jesús «rompe nuestros esquemas» y que «nos invita a vivir libres de toda ambición de poder, de toda ambición de tener, que es la que arruina este mundo». Ha hecho también énfasis en cómo Jesús nos acompaña «a nosotros, a los enfermos, a los que padecen al coronavirus, a los que se encuentran en las UCI, a los que han perdido un ser querido…».

 

Valladolid

El cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, ha presidido la eucaristía del Domingo de Ramos que ha sido retransmitida por la televisión autonómica de Castilla y León. Lo ha hecho también con unos pocos concelebrantes, y un reducido coro en la parte superior del templo.

Sevilla

Sevilla es una de las ciudades donde más ha afectado la cancelación de las procesiones y cultos públicos de la Semana Santa. Además de una cobertura especial por parte de varios medios reponiendo procesiones de otros años, tanto la televisión autonómica 7TV como el diario ABC de Sevilla han retransmitido en directo la eucaristía. Esta ha estado presidida por Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla.

 

Santiago de Compostela

Aquí, la Televisión autonómica también ha retransmitido la eucaristía presidida por Julián Barrio, arzobispo de Santiago. En su homilía, ha destacado que «Jesús representa al hombre herido por lo malo, significa también la pandemia que sufrimos». Y ha destacado que Él nos guía con valentía, con paciencia y con bondad.

Bilbao

Mario Iceta, el obispo de Bilbao, ha presidido la eucaristía de este domingo de Ramos, retransmitida por la televisión de la Diócesis y por la web del diario local El Correo. Ha realizado una petición: «Que podamos ver el futuro con paz, serenidad y alegría».

 

Jaén

La catedrla de Jaén ha acogido la Eucaristía del Domingo de Ramos presidida por el obispo, Amadeo Rodríguez Magro. Él también ha tenido un recuerdo para «tantos santos anónimos (“de la puerta de al lado”, dice Papa Francisco), que en este momento lo están dando todo por los demás».  Y ha añadido que, por eso, hay que ser confiados. «Nada de lo que nos sucede le es ajeno, lo comparte con nosotros y hasta resiste y lucha con nosotros. Por eso la oración del cristiano, en estos días santos de la pasión de Cristo y de la pasión del mundo por la amenaza del Coronavirus, ha de tener la convicción y la confianza que el Papa Francisco nos sugería hace unos días en su bendición a la humanidad con el Santísimo Sacramento: “Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados»», ha expresado.

Cartagena

Allí,  la misa ha comenzado a las 10 y ha sido retransmitida por 7 Televisión. El obispo, José Manuel Lorca Planes, ha presidido la Eucaristía. Ha comenzado en el patio del Palacio Episcopal con la bendición de las palmas y una pequeña procesión hasta el interior de la capilla de Santiago Apóstol. También ha tenido un recuerdo para los fallecidos a causa del COVID-19, a los enfermos, religiosas y religiosos, a las familias y laicos, y sacerdotes: «Estáis ofreciendo vuestras vidas y haciendo todo lo que se os ocurre para llegar a la Iglesia y mantener el ánimo vivo».

Getafe

En esta diócesis, el obispo Ginés García Beltrán ha presidido la eucaristía junto acompañado por varios sacerdotes y diáconos, pero sin público. García Beltrán. «Este año la celebración de SS está marcada por el azote de la pandemia que ha traído el COVID-19. Los fieles no podrán acudir para celebrar las fiesta más importantes,pero podremos hacerlo de otro modo, desde casa, siguiendo las celebraciones a través de los nuevos medios de comunicación. Unidos en oración en la familia, que es la iglesia doméstica, y sobre todo podremos estar unidos por el vínculo de la comunión».

 

Print Friendly, PDF & Email