Iglesia en España Nacional

Resumen de la ponencia de monseñor Antonio Vitalino en VII Congreso Teológico Pastoral

«Una historia de tres años viviendo la comunión eclesial» Mons. Antonio Vitalino, obispo de Beja, Portugal

Beja, afirma Mons. Antonio Vitalino, es una diócesis extensa, “Conduzco, y todos los años hago 50 mil kilómetros”: 17 concejos en 6 arciprestazgos con 12.300 km. Es una diócesis muy rural, “mucha tierra y poca gente, con la costumbre de que las mujeres y los niños van a la iglesia, pero los hombres no, o se quedan fuera”.

Antonio ha procurado presentar de manera sencilla la realidad de la diócesis y el proceso sinodal que está a punto de terminar, hablando de la historia de la diócesis, de la idea de un sínodo a la convocatoria y del desarrollo del sínodo.

Diócesis de época romana. Con la llegada de los árabes se produce una época de martirios, entre ellos el mismo patrón de la diócesis. D. Antonio Vitalino es el decimocuarto obispo después de la restauración de la diócesis.

Los católicos en el Alentejo son el 75,9% de 225.000 habitantes. La práctica dominical es del 6% en 2001, 3% entre los jóvenes entre 15 y 39 años.

Entre el 2004 y el 2014, comenta el prelado, el número de confirmando ha aumentado debido a la insistencia en que la Confirmación culmina el proceso de la iniciación cristiana. Los bautismos han disminuido, igual que los matrimonios, que han pasado a ser uniones de pareja y nada más.

Es positivo, como partida, que se da entre la población un sentimiento religioso intenso y mucha devoción a la Virgen. El sínodo se destinaría a proporcionar a los cristianos una mayor comprensión de los fundamentos de la fe cristiana y facilitar la vivencia de la fe y del compromiso eclesial. Por eso se lanza el sínodo.

Es una región de tradición comunista y la práctica religiosa era mínima, aunque ha ido aumentando poco a poco. Para lograrlo, desde el 1999, D. Antonio ha procurado buscar una comunión más intensa entre el clero y los fieles. Para ello pensó siempre en un sínodo, pero ante la negativa de los consejeros que no veían el momento, se comenzó primero con unas misiones populares. Ya en el 2000 comenzó a proponer la idea del sínodo y todos los años la iba repitiendo. En la Visita ad Limina de 2007 de los obispos portugueses, Benedicto XVI lanza el reto a la Iglesia portuguesa de programar mejor la participación de los laicos en la vida de la Iglesia. Por eso se decide repensar la pastoral y se comienza a preguntar a los laicos, que se sorprenden porque era la primera vez que se les consultaba algo así.

El 29 de septiembre de 2012 se convoca el sínodo, que llevará cono lema: “La verdad os hará libres”.

Se preparan catequesis sobre varios temas para preparar la participación de los fieles y al final de los temas preguntas para hacer propuestas para la vida de la diócesis.

Tras la primera asamblea en mayo de 2013, se ve la necesidad de abrir la participación a las instituciones sociales, alcaldes, instituciones socio-caritativas…

En la asamblea del 9 de noviembre de 2013, se estudian las propuestas de los 120 grupos sinodales y se decide seguir trabajando con más catequesis.

En el año 2014-2015 las catequesis han girado en torno a la caridad y las instituciones socio-caritativas, “Dios ama a quien da con alegría”.

En el último año se están preparando las catequesis, en las que entrará mucho la idea de la misericordia en la misión de la Iglesia y el centenario de las apariciones de Fátima para poder concluir el sínodo en noviembre  del 2016.

Respecto al sínodo afirma: “Soy muy optimista. Hay que aumentar la esperanza y continuar junto a la gente, animando y cambiando, empezando por uno mismo”.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.