programa-misionologia

66 Semana de Misionología en Burgos – 8 al 11 de julio de 2013

“TESTIGOS DE LA FE… HASTA LA MUERTE” 

Objetivos:

  1. Ofrecer un ámbito de reflexión sobre la actividad misionera de la Iglesia a través de los misioneros que se entregan de por vida.
  2. Profundizar en la donación radical de la vocación misionera, incluso hasta la muerte.
  3. Valorar la resonancia que el trabajo y la vida de los misioneros, como testigos de la fe, tienen en los medios de comunicación y en las comunidades cristianas
  4. Favorecer el intercambio de experiencias sobre el compromiso de las comunidades cristianas en la etapa misionera de la evangelización.

 

Contenidos:

 

  1. 1.    Conferencias (inaugural y de clausura)

El testigo-mártir en la Iglesia:

Ser testigos es el lenguaje de la vida. Quien anuncia una doctrina compromete la propia vida a modo de martirio (testimonio auténtico y radical). Es el primer medio de la evangelización (EN 41), y la primera e insustituible forma de la misión (RM 42). El hombre contemporáneo cree más en los testigos que en los maestros (RM 42). Por la fe, los mártires entregan, además de su vida, el don del amor con el perdón de sus perseguidores (PF, 13). El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe (CEC 2473)

 

La gloria de los mártires:

El misionero es signo del amor de Dios en el mundo (RM 89) y el hombre de las bienaventuranzas (RM 91). “Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan… alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en el cielo…” (Mt 5,12). Unidad intrínseca ente santidad y misión: Llamados a la santidad y a la misión (RM, 90).El reconocimiento de la santidad de vida de algunos por su fidelidad heroica y lu propuesta como modelos de virtudes (especialmente de la caridad) es una invitación a la invocación y veneración, además de la imitación en algunas de sus facetas.

 

  1. 2.    Ponencias

La fe,  silenciada y excluida:

Hoy, en muchos ámbitos sociales y culturales, la fe no es considerada como un presupuesto obvio (PF, 2). Asistimos a un proceso de implantación ideológica no inclusiva, sino excluyente de lo diverso. Descripción de estos ámbitos donde la fe y vida cristiana es excluida, y sobre todo es silenciada. Llamados a dar testimonio de fe en un mundo secularizado (Pro. 8 Sínodo NE). Necesidad de redescubrir la alegría de creer y encontrar el entusiasmo de comunicar la fe (PF, 7).

 

Mártires del Siglo XXI:

Los mártires son los anunciadores y los testigos por excelencia (RM, 45). “Cada cinco minutos se asesina un cristiano por razón de su fe. Cada año 105.000 cristianos en el mundo son condenados al martirio” (Conferencia “Luci sull’Est”). La descripción de lo que está pasando lleva a reconocer “el carisma del martirio” como una manifestación del Espíritu de Dios en las circunstancias actuales. Los “mártires” no son una noticia, sino una ocasión para valorar la fe y una invitación a la coherencia. No es suficiente con tener simpatía con las víctimas… es preciso conocer las causas radicales de la situación y hacer un diagnóstico del “asesino” para anunciarle que la “sangre de los mártires es semilla de cristianos”.

 

El testimonio maternal y martirial de la Iglesia:

Los Doce son llamados y enviados para ser testigos… hasta el extremo de la tierra (Hch 1, 8; 2,32). La sangre de los primeros se ha mezclado con la sangre del Cordero (Ap 6,9). La Eucaristía construye a la Iglesia como comunidad martirial y virginal. Mientras ellos estaban encarcelados la Iglesia permanecía en vigilante oración, también ahora la Iglesia ora con los que sufren la exclusión y, en algunos casos, el martirio. El testimonio martirial indispensable para el primer anuncio evangélico (VS 90). La oblación martirial es ‘patrimonio común’ de todos los cristianos (UR). La Iglesia madre vive la oblación de sus hijos como lo hizo la madre de los Macabeos.

 

La elocuencia de los misioneros

Misioneros, los que dedican su vida a la primera evangelización (AG, 23). Reciben un carisma específico para anunciar el Evangelio en los lugares más humildes y difíciles (RM, 66). Entrega que abarca a toda la persona y para toda la vida, con una donación radical (RM, 65). Vocación misionera, cualquiera que sea su condición eclesial. La vida y entrega escondida de estos misioneros y misioneras es también un ministerio martirial de oblación radical de su existencia. Contemplar con agradecimiento a los misioneros y misioneras que han partido de nuestras comunidades para entregar sus vida en el silencio del servicio y la donación

 

  1. 3.    Mesas redondas

La libertad religiosa en un mundo globalizado

La libertad religiosa es un derecho de la persona, inherente a su condición humana. Desgraciadamente hoy está conculcada en algunos países o zonas geográficas del mundo. “Más de 200 millones de cristianos, en todo el mundo, sufren de alguna forma de odio, violencia, amenaza confiscación de propiedades y otros abusos a causa de la religión” (Informe AIN 2010, pg.4). Mostrar cómo se da esta realidad en algunos países desde la experiencia, la reflexión y el testimonio.

 

¿Cómo contar el martirio de los misioneros?

Servicio de los medios de comunicación para comunicar la labor de los misioneros en los ámbitos de la misión. «La comunicación auténtica demanda valor y decisión radicales” (Benedicto XVI). Los medios son especialmente sensibles a las noticias especiales y de emergencia, y a las actividades que promueven la promoción y el desarrollo de los pueblos, pero silencian el servicio ordinario de los misioneros entre los más pobres y su labor evangelizadora. Dilema: ¿Transmitir noticias o generar información?

 

  1. 4.    Testimonios misioneros

Porque creo, doy testimonio

Dos testigos de misioneros que han entregado la vida de manera martirial en Ruanda y en Argelia. Otro testimonio personal de quien ha vivido el secuestro y el peligro inminente de muerte. Son indicadores de la fidelidad al Evangelio y a la fe de quienes entregaron su vida al aceptar la vocación misionera. “Vosotros daréis testimonio porque desde el principio estáis conmigo” (Jn 15,27). «A vosotros se os ha concedido la gracia no sólo de creer en Cristo, sino también de sufrir por él» (Flp 1, 29). Contemplación de la respuesta de fe de los protagonistas.

 

 

 

Madrid, 1 de mayo de 2013

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.