Iglesia en España Internacional Nacional

60 aniversario de la fundación del Instituto Id Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes

 

60 aniversario de la fundación del Instituto Id Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes

Fernando Rielo propone buscar la santidad en comunidad

Hoy se cumplen 60 años de la fundación del Instituto Id Cristo Redentor. Su fundador, Fernando Rielo. El Obispo don Domingo Pérez Cáceres confirmó el 29 de junio de 1959 el deseo de instituir un nuevo movimiento, que Rielo intuía, abandona en la voluntad de Dios.

Ese día recibió las cartas credenciales de la nueva Fundación. Pero el Prelado falleció en agosto de 1961 sin poder darles curso, y con su muerte comenzaron momentos difíciles para la Institución. El padre Jesús Fernández Hernández, presidente del Instituto Id de Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes, relata a Zenit cómo fueron los orígenes.

Canarias, punto de partida

En el otoño de 1944 penetró en Madrid en un templo regido por los PP. Redentoristas. Y creyendo ver en ello el signo de Dios para su vida, finalizado el Servicio Militar ingresó en esta Congregación, primero en Valladolid para el noviciado y más tarde en León.

Allí, mientras se preparaba para ser ordenado sacerdote, en 1951 fundó el movimiento Christus con la única finalidad de impulsar la vivencia íntima de la vocación, acrecentando la fidelidad al carisma de la Congregación.

Un día del otoño de 1950 sintió la locución de Cristo anunciándole que no sería ordenado sacerdote. Cristo le llamaba por otro sendero, que todavía desconocía. Y el 24 de diciembre de 1951, en la capilla del convento, al preguntarle a Cristo por su voluntad tuvo la visión del escudo que formaría parte del Instituto que había de fundar y se le entregó su lema: «Cree y espera». El 20 de julio de 1954 dejó la Congregación. Durante 1955 y 1956, al tiempo que se ocupaba de atender a su padre enfermo, prosiguió consulta con varios miembros de diversas Congregaciones religiosas encaminadas a la Fundación.

Rielo no quería de ninguna manera fundar y había iniciado estas consultas hallándose aún con los PP. Redentoristas. El juicio de los doce piadosos religiosos elegidos para ello fue unánime: debía fundar. De modo que, a finales de 1956, solicitó destino a Canarias, y el 6 de enero de 1957 llegó a Santa Cruz de Tenerife.

“Fue una revolución porque Canarias era una tierra bellísima, pero de destierro. Unamuno fue desterrado a Lanzarote, muchos generales fueron desterrados, pero era una tierra tranquila. Los sacerdotes estaban en el mar jugando a las cartas, al dominó. Sí, se confesaban… pero una cosa así… Llegó el fundador, que decían que era una especie de san Pablo, hablando de la santidad con tal fuerza que revolucionó todo aquello. Pero, ¿qué ocurre? Como todas las cosas, los sacerdotes no estaban de acuerdo con que un seglar hablara así, y de esa manera, Rielo pidió al obispo que lo autorizara”, relata Jesús Fernández.

Fundación

“Desde niño tenía una conciencia de que era hijo del Padre. No por conocimientos teológicos ni nada, sino por una experiencia íntima suya. Al punto que él dice que él siempre tiene la impresión de cómo si el Padre le hubiera besado en el momento de nacer, que siempre tuvo conciencia de que el Padre le besó”, relata el padre Jesús Fernández.

Dos vertientes capitales para los misioneros, la vida apostólica y el estudio, ocuparían su quehacer. Al tiempo iniciaba una intensísima correspondencia epistolar con S.S. Pablo VI, a quien dirigió numerosas cartas durante todo su pontificado, y en las que le hizo entrega de su doctrina, dándole a conocer el modelo filosófico que había concebido con objeto de dar respuesta a los interrogantes que el ser humano viene planteándose desde hace siglos.

Se manifestaría acorde con la Iglesia en todos los ámbitos tratados en el Concilio Vaticano II, entre otros, el celibato sacerdotal, el derecho a la vida, cuestiones de liturgia y de derecho canónico.

Paralelamente, el Instituto se extendía por España y por el mundo, y durante dos décadas, la de los setenta y ochenta, el Fundador no cesaba de visitar a sus hijos sembrando con signos diversos de indudable riqueza todas sus etapas.

Primeras comunidades

Las primeras comunidades surgieron en Tenerife a medida que Fernando Rielo iba hablando a grupos de personas, y se forjó un deseo que reunirse en torno a él. Lo primero fue un equipo misional. O sea, formaba equipos y eran como comunidades. Entonces hablaban por el pueblo de la isla, iban de dos en dos, o de tres en tres. Y fue formando comunidades. Por ejemplo, los casados por un lado, los que eran solteros por otro, no todos juntos, las señoras por otro. Es decir, comunidades homogéneas.

Casados por un lado, los jóvenes o jóvenes mayores por otro, las adolescentes por otro sitio, no se mezclan, los niños, la rama femenina… era todo homogéneo.

Examen ascético místico

El signo es: vivir la santidad en común por medio del examen ascético místico. ¿Qué es el examen? Es una dirección espiritual. Es un examen sobre el amor, como Dios nos ama a nosotros, y como tú amas a Dios.

El como tú amas a Dios, que es la parte ascética, incluye la oración, donde vemos nuestros defectos, nuestras tendencias, apego… y como en el Evangelio vamos resolviendo todos los conflictos que se nos presentan en la vida real, en la vida familiar, en la vida profesional… a la luz del Evangelio. Y es todo un esquema, cuya fuente está en el Evangelio.

La parte ascética es “como yo amo”, y parte de la oración, pero una oración continúa, como decía Cristo. Orar continuamente. Claro, si a ti te dicen. La oración es amor. En aquella época nadie hablaba de esto. A Fernando Rielo le entendían mejor los padres de familia, la madre, que los teólogos.

Carisma idente

El carisma idente consiste en el seguimiento e identificación con Cristo, viviendo y testificando, bajo la acción del Espíritu Santo, una conciencia filial que tiene al Padre Celeste como modelo de santidad. Así viene expresado en su mismo nombre, idente, que procede del mandato «Id y predicad el Evangelio» y significa caminar uniéndose con la divina conciencia filial de Cristo. Idente es un neologismo construido con el imperativo ‘id’ del verbo ir y la desinencia ‘ente’, del participio latino –ens, -entis.

El Instituto Id de Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes es un instituto de vida consagrada de derecho pontificio, fundado por Fernando Rielo Pardal el 29 de junio de 1959 en Tenerife (España).

Su carisma es “vivir la santidad por medio de un examen ascético y místico en común” y su misión apostólica consiste sobre todo en el encuentro con la juventud y el diálogo con los intelectuales para defensa de la verdad revelada. Se asienta en tres principios evangélicos: la vocación a la santidad, la promoción de la vida comunitaria, y la prioritaria dedicación a la misión evangelizadora: «id por todo el mundo y proclamad la buena nueva a toda la creación» (Mc 16,15). De ahí, el nombre de “identes”.

Rielo “amó mucho el sacerdocio”

Fernando Rielo siempre quiso ser sacerdote. “Él amó mucho el sacerdocio”, apunta el presidente del Instituto Idente. Él no pudo ser sacerdote, “primero por desarrollar el instituto, y cuando ya le plantearon la posibilidad de ordenarse, él ya tuvo una serie de problemas”.

Primero le tuvieron que amputar una pierna, luego tuvo una caída y el brazo derecho lo tuvo fracturado, luego ha tenido veintitantas intervenciones y estaba prácticamente en una silla de ruedas en Nueva York. Entonces cuando quiso venir a Roma, no estaba en condiciones para ordenarse.

“Él siempre deseó el sacerdocio, hasta tal punto que él nos lo transmitió a nosotros. Él siempre nos animó en este campo”, asegura Jesús Fernández.

En la rama masculina de los misioneros identes, algunos son sacerdotes, no todos, pero sí los que lo desean.

Nuevas formas de vida consagrada

El Instituto Id de Cristo Redentor ha participado recientemente en el V Encuentro Internacional de nuevas formas de vida consagrada, celebrado en Roma.

El presidente del instituto explica cómo fueron los orígenes de la institución: Este Instituto es de Derecho Pontificio, que fue reconocido precisamente el 29 de junio, en realidad fue los primeros días de julio, pero con fecha del 29 de junio, por Benedicto XVI, en el año 2009. Antes era de Derecho Diocesano en Madrid.

El primer reconocimiento fue como Asociación Pública de Fieles en Madrid por el cardenal Suquía, por Derecho Diocesano. El segundo reconocimiento fue Instituto de Vida Consagrada pero nueva forma, según el Canon 605, y eso fue con el cardenal Rouco en Madrid (también bajo Derecho Diocesano). Y en tercer lugar, Derecho Pontificio aquí en Roma por parte del Santo Padre Benedicto XVI. Entonces ya nosotros dependemos de la Congregación para la Vida Consagrada.

Y los sacerdotes se incardinan en la Institución. Porque cuando éramos Asociación Pública de Fieles teníamos que ser incardinados en las diócesis donde estábamos, pero una vez ya siendo diocesano, nos permitieron que como Instituto de Vida Consagrada se incardinaban en la Institución.

Rama masculina y rama femenina

¿Cómo es la estructura? Hay dos ramas: una masculina y otra femenina. La rama masculina tiene un superior general y un consejo. La rama femenina tiene una superiora general y un consejo. ¿Dónde reside la rama femenina? En Madrid, en la calle Hermosilla, número 5. ¿Dónde reside la sede general de los misioneros? En Madrid, Covarrubias, 19.

Aquí, en Roma, está la Presidencia. El presidente está acompañado por un consejo formado por 12 miembros. Prácticamente, la mitad son misioneros y la mitad son misioneras. Eso es una novedad, porque no existía una presidencia mixta, de misioneros y misioneras. La idea del fundador es que el presidente tiene que ser siempre un sacerdote. Y por lo tanto, tiene que ser hoy por hoy, un hombre.

Después, hay otros que llamamos externos, que viven la misma espiritualidad y hacen votos, que hoy por hoy, la Iglesia todavía no ha reconocido, son promesas. De momento, en las nuevas formas se están discutiendo como pueden vivir la pobreza, la castidad, la obediencia… todo esto está siendo objeto de análisis. Pero que no es orden tercera, está regada con misma fuerza que los demás, y viven en sus casas. Unos son casados, y otros no.

Y luego hay otro grupo que se llama “Familia Idente”, que viven la espiritualidad pero no tienen votos, y no tienen ni promesas, pero viven este carisma. Esos son varios miles y están extendidos por los 23 países donde estamos.

Luego hay otra sección juvenil que se llama “Juventud Idente” que no son propiamente misioneros, pero muchos de ellos viven esta espiritualidad. Y dentro de esta rama juvenil, hay un parlamento: El Parlamento Universal de la Juventud, y proceden de todos estos países, de estos cuatro continentes.

¿Hacia dónde va la nueva sociedad?

Los jóvenes que forman el Parlamento reflexionan sobre el tema del perdón, sobre el tema del amor, son diferentes temas que van tratando. Aquí también participan personas que no son católicas.

El Parlamento Universal de la Juventud fue ideado en 1981 por Fernando Rielo Pardal, fundador también de la Juventud Idente. Es un foro permanente de diálogo y elaboración de propuestas en el que jóvenes de todo el mundo comparten sus reflexiones y preocupaciones sobre importantes temas de la convivencia humana. Su finalidad: ayudar a restaurar la humanidad a partir del compromiso personal.

La andadura mundial inició el año 2009 en Roma. Luego, en el 2010, en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York, fue presentada la “Magna Charta de Valores para una Nueva Civilización”. En el 2014 se entregó en la Universidad de Humboldt (Berlín) la “Magna Charta de Jóvenes en la Escuela de la Esperanza”, y en 2017, trabajaron en torno al perdón en Pekín.

Sentido de la belleza

“Nuestro carisma es vivir la santidad, esta plenitud del amor y comunidad a través de este examen, esta dirección espiritual que no es individual sino comunitaria y en la constitución está que nosotros nos dedicamos a la juventud. Cuando digo juventud, están incluidos los niños, los jóvenes…”

Asimismo, los misioneros están muy presentes en el mundo cultural, el mundo intelectual, los profesores de las universidades, gente del teatro, del teatro, la música, la pintura, todo ese mundo del arte, porque “la belleza nos conduce a Dios”, aclara el presidente.

Los misioneros identes instituyeron también un Premio Mundial de la Poesía Mística, que según el presidente, supuso una “revolución”, pues antes se hablaba de “poesía religiosa”, pero no de “poesía mística”. Ya van por la 39ª edición del premio, y se presentan cada año casi más de 300 autores de diferentes países.

ROSA DIE ALCOLEA
(ZENIT – 29 junio 2019).-
Fernando Rielo © Idente

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.