Iglesia en España Nacional

50 años de la Revista Palabra

palabra

 

El cardenal Blázquez ve en el desplome del número de matrimonios una cuestión clave que el Sínodo debe afrontar

El jueves 17 de septiembre, al día siguiente de llegar de Tierra Santa, donde participó en la asamblea de presidentes de Conferencias Episcopales Europeas, el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, manifestó en Madrid que el próximo Sínodo ordinario sobre la familia, que comienza el 4 de octubre en Roma, deberá tratar, como una de las cuestiones más destacadas, “la actual resistencia de los jóvenes a contraer matrimonio. ¿Qué ha ocurrido para que haya descendido tanto el número de matrimonios canónicos en todas las latitudes. En algunas diócesis españolas se ha producido prácticamente un desplome. Esta es una de las cuestiones más serias que el Sínodo tiene por delante, probablemente; no otras que han aparecido más en los medios de comunicación”.

         El cardenal Blázquez lanzó este mensaje durante la celebración del 50 aniversario de la Revista Palabra, en un acto que tuvo lugar en Torre Espacio y que contó con la presencia, entre otros, del arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro; del ministro de Justicia, Rafael Catalá, y del director y subdirector general de relaciones con las confesiones religiosas, Javier Herrera y Ricardo García respectivamente, además de numerosos amigos de esta publicación.

En la intervención central del acto, el cardenal Blázquez señaló, entre los motivos de fondo que hay detrás de ese drástico descenso del número de matrimonios, la situación laboral incierta de tantos jóvenes, que influye y supone “un problema grueso” a la hora de constituir una familia. Luego se refirió a la “desinstitucionalización del matrimonio”, que implica la pretensión de que “cada pareja pudiera configurar por sí misma su matrimonio, como si de algo privado se tratara”. En este punto se cuestionó si la legislación actual y “la facilidad que existe para divorciarse no está siendo un atentado contra el matrimonio”, ya que “resulta hoy en día más fácil romper un matrimonio que un contrato de propiedad”. Finalmente, aludió a que el matrimonio requiere una “lucidez y madurez en la fe” que muchos no tienen.

Pero sobre todo el cardenal Blázquez insistió en que hoy en día hay un grave problema: “Nos cuesta mucho trabajo entender que existen diferencias que no son consecuencia de discriminación”, y aludió al caso de las diferencias entre hombre y mujer, que no niegan su igual dignidad.

Se refirió después a la necesidad de que desde el Sínodo se preste un buen un servicio a la verdad y al respeto afirmando que “la familia se asienta sobre el matrimonio, que es una unión de amor entre los esposos, no una imposición; que es una vocación que se elige y es estable (para los cristianos, irrevocable); y que no es un lazo que los hace víctimas, sino que contribuye a realizar su libertad”.

Animó a que entre todos hagamos una sociedad de comunión, no de ruptura, e insistió en que “lo que más necesitan los hijos no son regalos, sino el amor perseverante de sus padres”. Y manifestó finalmente su deseo de que el Sínodo se acerque a las situaciones de sufrimiento familiar y recordó que en la asamblea anterior ninguna de las intervenciones había puesto en tela de juicio la doctrina sobre el matrimonio; simplemente, “unas habían puesto más el acento sobre la verdad y otras lo ponían sobre la misericordia”.

   También intervino en el acto Bryan Bradley, periodista norteamericano que asesora a la Conferencia Episcopal Lituana en temas de familia. Habló sobre cómo comunicar hoy la familia en el ámbito de los medios de comunicación. Intervinieron, además, Pedro Rodríguez, fundador y primer director de la revista, y José Miguel Pero-Sanz, que dirigió también esta publicación durante cuarenta años. Ambos refirieron algunos detalles del comienzo y desarrollo de la publicación.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email