Iglesia en España

40 años de la Familia Cruz Blanca en Huesca

40 años de la Familia Cruz Blanca en Huesca

Tal día como hoy, justo hace 40 años, llegaba a Huesca a petición de las Conferencias de San Vicente de Paúl una pequeña comunidad de Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca para desarrollar su labor asistencial hacia los enfermos incurables y los más necesitados.

Era un 17 de marzo de 1976 y la congregación de Cruz Blanca estaba dando sus primeros pasos. Unos pasos que ya eran firmes gracias al apoyo del voluntariado, una constante que les ha acompañado durante estas cuatro décadas de convivencia en la ciudad de Huesca.

Ésta es una efeméride para conmemorar de forma austera, como corresponden a los tiempos que vivimos y al espíritu de los hermanos de Cruz Blanca. Sin embargo es una buena oportunidad para echar la mirada hacia atrás y recordar a tantas buenas personas que han compartido momentos de familia y han formado parte de esta pequeña historia de solidaridad en Huesca.

Inicialmente se instalaron en la Casa Familiar de calle San Lorenzo, siendo su residencia durante 32 años, un espacio idóneo para tratar de reproducir un ambiente familiar, de cercanía y convivencia fraterna entre hermanos, asistidos y voluntarios. Pero todo evoluciona y las necesidades cambian, por eso en 2008 se trasladaron a la nueva Casa Familiar San Lorenzo como centro residencial de atención a la exclusión social, dependencia y VIH.

Hoy son 82 personas las que residen en la Casa Familiar San Lorenzo. Personas con distintos rasgos específicos que han encontrado un hogar en Cruz Blanca.

Además la Familia Cruz Blanca ha crecido exponencialmente gracias al trabajo de la Fundación, ofreciendo un servicio de proximidad en el barrio Perpetuo Socorro a través del Centro Social Hermano Isidoro. Allí fueron atendidas durante el pasado año 466 familias en situación o riesgo de exclusión, con las que están trabajando itinerarios individualizados de incorporación social. Una muestra de la capacidad de adaptación de Cruz Blanca a las nuevas realidades.

No habría sido posible llegar hasta aquí sin la colaboración de multitud de administraciones, entidades y empresas privadas, y sin el calor de tantas personas a las que queremos devolver un agradecimiento sincero por tanto afecto y por tantas ganas de aportar algo más a la sociedad. Gracias a ellos permanece la esencia de Cruz Blanca. La esencia de una “Familia que acoge, acompaña y transforma”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.