Iglesia en España Nacional

30 sacerdotes hacen ejercicios espirituales con el cardenal Blázquez

30 sacerdotes hacen ejercicios espirituales con el cardenal Blázquez, presidente de la CEE y arzobispo de Valladolid, en Villagarcía de Campos

Villagarcía de Campos (Valladolid) tiene su puesto en la historia de España y también en la espiritualidad de Castilla.

En este pequeño pueblo pasó su infancia don Juan de Austria, el héroe de Lepanto, antes de ser reconocido en Yuste por el emperador Carlos V como hijo suyo, fruto de la relación de nuestro rey con la alemana Bárbara de Bloomberg, su última amante. También aquí, en la Residencia de los Jesuitas, tienen lugar todos los años en la primera semana de cuaresma los encuentros pastorales de Obispos, Vicarios y Arciprestes de la Región del Duero, formada por las archidiócesis de Burgos y Valladolid y las diócesis de Ávila, Ciudad Rodrigo, Osma-Soria, Palencia, Salamanca, Segovia y Zamora.

Desde hace más de cuarenta años, al finalizar las vacaciones de verano, se celebran en la mencionada Residencia unos ejercicios espirituales para sacerdotes con una gran tradición. La paz y la exuberante naturaleza del entorno favorecen el recogimiento y la oración. Las fechas normalmente coinciden con la última semana completa del mes de agosto, aunque este año, por razones de conveniencia, se han tenido una semana después: desde la tarde del domingo del 27 de agosto hasta la mañana el 2 de septiembre, sábado.

La andadura comenzó con nuestro querido Marcelino Legido, fallecido en olor de santidad en julio del año pasado, que tanto ha influido en la espiritualidad de los sacerdotes posconciliares y del que, los que le conocimos, conservamos un entrañable recuerdo. Durante un largo tiempo venían sacerdotes de toda España a participar en ellos y adquirieron en su momento gran notoriedad. Después el Equipo Regional de la Formación Permanente Integral de la Iglesia en Castilla, presidido por el obispo de Salamanca, Mons. Carlos López, ha mantenido el servicio con buenos resultados. Este equipo es el encargado de buscar al Director y marcar las fechas concretas: un año los da un obispo y otro un sacerdote o religioso.

Esta vez  tocaba al obispo y nos pareció muy pertinente que fuera el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Arzobispo de Valladolid, Cardenal Ricardo Blázquez quien los dirigiera. Precisamente el l8 de febrero, como ya es sabido, se cumplieron los cincuenta años de su ministerio presbiteral, que comenzó en su diócesis de origen, Ávila, continuó en la Universidad Pontificia de Salamanca, y ya como obispo, se ha alargado en las diócesis de Santiago de Compostela, Palencia, Bilbao y Valladolid y ahora en el Colegio Cardenalicio. Aunque no suele prodigarse para dirigir este tipo de encuentros, esta vez no podía negarse y aceptó gustoso la invitación por celebrar sus Bodas de Oro.

Treinta ejercitantes —cuatro de ellos religiosos—, sobre todo de Valladolid y Palencia, pero también de Ávila, Burgos, Segovia, Astorga, Madrid, Tuy-Vigo hemos meditado sobre el Misterio Pascual, el encuentro del Resucitado con los Discípulos de Emaús, la Eucaristía, el seguimiento de Cristo, nuestra vocación y misión en la Iglesia al servicio del Reino, la oración del discípulo y apóstol, el ejemplo de María como peregrina de la fe, por mencionar algunos de los temas más destacados. Con una acertada exposición teológica y centrado siempre en la Palabra de Dios, el Director no se ha salido de los Evangelios y de algunos textos señeros del Nuevo Testamento, tanto en sus puntos de reflexión, así llamaba a sus meditaciones, como en sus homilías.

Con su palabra honda y sencilla ha logrado conformar una iluminación y un desarrollo de la fe, muy ajustados a las exigencias del momento actual; algo que puede servir de buen impulso para comenzar el curso pastoral con renovada fidelidad al Evangelio. Sobre todo dos frases me han impresionado. La primera: Movidos por el Espíritu, empezar el día poniéndonos a entera disposición de Dios. La segunda: Dejar que Dios en Jesucristo interprete nuestra existencia, tan necesitada de conversión, ilusión y testimonio. Pienso que nuestra pastoral diaria adquiriría derroteros perfectamente orientados, si pusiéramos en práctica ambas recomendaciones. El Señor necesita de nosotros para poder transformar el mundo.

Luis Ángel Montes Peral,

Coordinador del Equipo Regional de la Formación Permanente de la Iglesia en Castilla.

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email