Juan Pablo II

30 años del primer viaje apostólico del Papa Juan Pablo II a España, testigo de esperanza (31 octubre a 9 noviembre 1982)

         España quería una visita papal. La esperaba y la anhelaba, máxime cuando comprobaba como Juan Pablo II era el Papa viajero -ya, hasta febrero de 1981, había realizado nueve viajes apostólicos, que le habían llevado a veinte países de los cinco continentes, entre ellos México, Polonia, Irlanda, USA, Francia, Alemania, Brasil, amén de Italia- y como sus visitas apostólicas a otros países eran inequívoco tiempo de gracia. Además, iba a ser el primer Sucesor de San Pedro en realizar una visita oficial a España.

 

Un viaje esperado durante trece meses

 

 

         El Santo Padre Juan Pablo II iba a ver venido en España en octubre de 1981, tres años después de su elección pontificia. Cinco meses antes, el 13 de mayo de 1981, estuvo a punto de morir en el atentado de Ali Agca. La agenda viajera papal quedó cancelada. El contexto de la visita papal era la apertura del IV centenario de la muerte de Santa Teresa de Jesús.

 

 

         Una vez recuperado del atentado, el viaje se fijo para octubre de 1982. El 15 de octubre clausuraría el centenario teresiano. A finales de agosto de 1982, el entonces presidente del Gobierno español, Leopoldo Calvo Sotelo, anunció la disolución de las Cortes y la convocatoria anticipada de elecciones generales para el 28 de octubre. Según lo previsto, Juan Pablo II habría de estar en España del 14 al 23 de octubre, en plena campaña electoral. A fin de no interferir en la misma, el viaje sufría un nuevo retraso, fijándose sus fechas del 31 de octubre al 9 de noviembre y posponiéndose la clausura del Año Teresiano al día 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos.

 

 

“Testigo de la Esperanza” 

 

 

         La frase “Testigo de Esperanza” fue el lema de una visita apostólica espléndidamente preparada en las diócesis y esperada con ardor e ilusión por todo el Pueblo de Dios.

 

 

         El Papa Juan Pablo II tuvo como residencia durante todos los días de su viaje pastoral a España la sede de la nunciatura apostólica en Madrid. Allí regresó todas las noches y de allí partió a las distintas etapas de su periplo. Era nuncio apostólico en España monseñor Antonio Inocentti.

 

 

         El Santo Padre se desplazó por España en un helicóptero de la Fuerza Aérea Española, pilotado habitualmente por el general Ignacio Martínez Eiroa.  Una de las anécdotas del viaje fue el discurso de bienvenida a Madrid que le dirigió el entonces alcalde de la Villa, Enrique Tierno Galván, quien habló en lengua latina.

 

 

         El coordinador de parte de Estado Español de este viaje fue el diputado de UCD Luis Apostua Palos, ex subdirector del diario “YA” de Madrid y entonces director general de Asuntos Religiosos. El coordinador de parte de la Santa Sede del viaje fue el padre jesuita Roberto Tucci. Por parte de la Conferencia Episcopal Española, los coordinadores fueron el obispo secretario general, monseñor Fernando Sebastián Aguilar, y los dos vicesecretarios, monseñores José María Eguaras Iriarte y Bernardo Herráez Rubio.

 

 

La Iglesia y España en 1982

 

 

         El presidente de la CEE durante este primer viaje del Papa era el arzobispo de Oviedo, monseñor Gabino Díaz Merchán, elegido para este cargo, en sustitución del cardenal Vicente Enrique y Tarancón, todavía arzobispo de Madrid, en febrero de 1981. Monseñor José Delicado Baeza, arzobispo de Valladolid, era el vicepresidente. Desde junio de 1982, el entonces obispo de León, monseñor Fernando Sebastián Aguilar, era el secretario general de la CEE.

 

 

         Eran obispos de las diócesis españoles visitadas por el Papa los siguientes prelados: cardenal Vicente Enrique y Tarancón, de Madrid; monseñor Felipe Fernández García, de Ávila; monseñor Mauro Rubio Repullés, de Salamanca; cardenal Marcelo González Martín, de Toledo; monseñor Antonio Palenzuela Velázquez, de Segovia; monseñor José Méndez Asensio, de Granada; monseñor Carlos Amigo Vallejo, de Sevilla; monseñor José Mª Setién Alberro, de San Sebastián; monseñor José María Cirarda Lachiondo, de Pamplona y Tudela; monseñor Elías Yanes Álvarez, de Zaragoza; cardenal Narciso Jubany Arnau, de Barcelona; monseñor Miguel Roca Cabanellas, de Valencia; y monseñor Ángel Suquía Goicoechea, de Santiago de Compostela.

 

 

         El Gobierno de España estaba presidido en funciones por Leopoldo Calvo Sotelo, del partido de la Unión del Centro Democrático (UCD), una vez que el 28 de octubre anterior, se celebrasen elecciones generales legislativas en España, en las que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) obtuvo una muy holgada mayoría absoluta (202 diputados de 350 escaños).

 

 

18 ciudades, 57 discursos

 

 

         El Santo Padre Juan Pablo II visitó un total de 18 ciudades (Madrid, Ávila, Alba de Tormes, Salamanca, Guadalupe, Toledo, Segovia, Sevilla, Granada, Loyola, Javier, Zaragoza, Montserrat, Barcelona, Valencia, Moncada, Alcira y Santiago de Compostela) pertenecientes a 11 Comunidades Autónomas: Madrid, Castilla y León, Extremadura, Castilla La Mancha, Andalucía, País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia.

 

 

         Juan Pablo II pronunció en España un total de 57 discursos, a los que hay añadir un mensaje previo, la alocución del Ángelus en Roma del 10 de noviembre y la posterior catequesis de la audiencia general de los miércoles.

 

 

         Todos los actos del Papa fueron seguidos por miles y miles de personas. En la Misa de las Familias de la plaza de Lima de Madrid, el 2 de noviembre, y el encuentro con los jóvenes, en el estadio Santiago Bernabeu, también en Madrid, participaron en torno a medio millón de personas. Fueron los dos actos más multitudinarios.

 

 

         TVE transmitió en directo todos los actos de este viaje papal. La cobertura ofrecida por los otros medios de comunicación fue también excepcional. Uno de los titulares de prensa escrita que más célebres se hicieron fue el de un diario que tituló a toda plana, tras marcharse Juan Pablo II: “Huracán Wojtyla”.

 

 

“La visita del Papa y el servicio a la fe de nuestro pueblo”

 

 

         Juan Pablo II se encontró con distintos y numerosos colectivos de la Iglesia y la sociedad españolas: los obispos, los monjes y monjas de clausura, los teólogos, las autoridades y los representantes del pueblo, los diplomáticos, los empresarios de los medios de comunicación, los periodistas e informadores, las familias, los jóvenes, los representantes del judaísmo y de otras confesiones cristianas no católicas, los universitarios, los profesores, académicos, científicos e intelectuales, los obreros, los emigrantes, los representantes de los grupos, asociaciones y movimientos de apostolado seglar, los educadores cristianos, los catequistas y los niños, los religiosos, las religiosas y los miembros de los Institutos Seculares, los misioneros y las misioneras, los enfermos y los minusválidos, los trabajadores y empresarios, los mayores, los sacerdotes y los seminaristas, las víctimas de las catástrofes naturales, los hombres y mujeres del mar, políticos vinculados con Europa y, sobre todo, con el pueblo, con el pueblo de Dios que peregrina en la Iglesia Católica en España.

 

 

         La doctrina predicada por el Santo Padre durante su viaje apostólico a España y sus interpelaciones y retos constituyeron la base del Plan Pastoral que la Conferencia Episcopal Española aprobó meses después, ya en 1983, bajo el título “La visita del Papa y el servicio a la fe de nuestro pueblo”.

 

 

                                                                                                      Jesús de las Heras Muela

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
30 años del primer viaje apostólico del Papa Juan Pablo II a España, testigo de esperanza (31 octubre a 9 noviembre 1982), 8.2 out of 10 based on 9 ratings
Print Friendly, PDF & Email

Jesús de las Heras Muela

Jesús de las Heras Muela nació en Sigüenza el 17 de Diciembre de 1958. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos (Facultad de Teología de Burgos, 1982), Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid, 1992) e Historia de la Iglesia (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, 1992), habiendo realizado los cursos de doctorado de estas dos últimas disciplinas.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.