mujeres fraternidad
Internacional Noticias

«Mujeres constructoras de la fraternidad humana»: punto de partida para caminar juntos

En ocasión del Día Internacional de la Mujer, el 3 de marzo 2020, Roma acogió la conferencia «Mujeres constructoras de fraternidad humana» basada en el el documento «Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común» firmado por Su Santidad el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb (Abu Dhabi, 4 de febrero 2019). Este encuentro ecuménico y religioso fue organizado por la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) en colaboración con el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y el patrocinio de las embajadas de Argentina, Austria, Países Bajos y Filipinas ante la Santa Sede.

Durante la ponencia, se estudió el documento desde diferentes prospectivas religiosas: islámica, budista, hindú, judía, ecuménica y católica y se calificó «como un abrazo maternal a la humanidad y como un punto de partida para nuestro camino juntos». El texto hace hincapié en los derechos de las mujeres, los niños, los jóvenes, pero sobre todo de toda la familia humana, por eso, desde este encuentro se pretende «promover los valores espirituales, humanos y sociales y que con demasiada frecuencia son sofocados en nuestras conciencias por el individualismo y el materialismo en que vivimos, plasmándolos en acciones concretas, reconociendo que el primer y más importante objetivo de las religiones es creer en Dios ». Además, se llama a «proteger la institución de la familia y fomentar espacios y proyectos, junto con representantes de la política, los medios de comunicación, la economía, la educación, las ciencias y las artes, comprometiéndonos, junto con las nuevas generaciones, a garantizar que las religiones nunca inciten al odio, nunca justifiquen la violencia y la guerra y muestren un verdadero respeto mutuo». Por último, animan a profundizar en «el amor misericordioso y la fe valiente, para que nos den fuerza y creatividad para eliminar las nuevas formas de esclavitud que excluyen y marginan a tantos niños, mujeres y hombres de nuestras sociedades, ya reducidos a esqueletos humanos, denunciando un silencio internacional inaceptable».

Print Friendly, PDF & Email