Iglesia en España Última hora

2021 sera el año crítico para el sector social

«El problema no van a ser estos meses, sino el año 2021. Las fundaciones harán sus presupuestos,  en el que las subvenciones públicas brillarán por su asuencia. Las empresas que daban ayudas disminuirán su aportación, algunas ya han anunciado que ni siquiera van a repartir dividendos». Este es el panorama difícil que ha presentado el director general de la Asociación Española de Fundaciones, Silverio Agea, durante la clausura de la XVII Convención de Lares, la federación de entidades no lucrativas que se dedica al cuidado de personas mayores y que atiende a unas 54.000 personas en toda España. Gran parte de las residencias de mayores que pertenecen a Lares son de organizaciones religiosas.

Con el foco puesto en las residencias de mayores, Agea ha preferido hablar en un apartado más amplio, el de las fundaciones en general. Uno de los puntos claves de esta crisis, ha apuntado, es que el punto de partida es diferente que el del año 2008. «Muchas tuvieron que recurrir a desinversiones para mantener sus gastos. Las fundaciones en España pasaron de 26mil millones  a 23mil millones. Ahora ya no se tienen las reservas que se tenían en 2008», ha señalado. Además, ha destacado que muchas pueden mantener su actividad de la gestión «del patrimonio», que «no renta lo mismo que hace unos meses».

Agea ha advertido de la necesidad de «salvar el tejido de la sociedad civil con solidaridad» para hacer frente a la crisis. «Si desaparecen asociaciones, desaparecerán recursos. Las necesidades serán mayores, la entelo va a pasar peor y no podremos atender a colectivos clave. Solo salvando ese tejido podremos atender a esas personas», ha remarcado. Y ha señalado que «la esperanza está en la sociedad civil».

Sanidad, empleo, asistencia, y brecha digital

En su exposición durante la convención, Silverio Agea desgranó cuatro retos. El primero, el sanitario. «En otoño puede haber un rebrote. Ojalá hayamos aprendido y tengamos buenos protocolos para afrontar la crisis mejor que en estos dos meses pasados», ha señalado

El segundo, el asistencial, del que los comedores sociales son un buen ejemplo con sus colas. «Ante el reto social y asistencial, es clave repensar nuestra intervención y misión, acompañando a las familias desde la dignidad. Poner a la persona en el centro es básico», ha afirmado.  Un tercer reto es el del empleo. «Es clave redoblar esfuerzos para intentar que la gente má vulnerable no pierda su empleo, porque perdiendo el empleo es el recurso que une a la familia y hace cohesión», ha señalado.

Y un cuarto, ha querido señalar Ageo, el de la brecha digital, especialmente para los estudiantes. «Muchos se han desconectado y esto hace que las familias más desfavorecidas sean las que tienen menos oportunidades». Algo  que, además a a las familias con menos recursos, afecta muy especialmente a quienes viven en zonas rurales y no hay suficiente infraestructura.

Print Friendly, PDF & Email