Iglesia en España

Declaraciones del secretario general de la CEE tras la Comisión Permanente

Declaraciones del secretario general de la CEE tras la Comisión Permanente

La libertad religiosa siempre se debe respetar

Declaraciones del secretario general y portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, tras la Comisión Permanente

Las reuniones de las asambleas plenarias y de las comisiones permanentes de la Conferencia Episcopal Española (CEE) finalizan con una rueda de prensa. En esta ocasión fue el jueves 25 de febrero. El día de antes, miércoles 24, el PSOE y Ciudadanos anunciaron un acuerdo de posible investidura y legislatura, que incluiría revisar los vigentes acuerdos Iglesia-Estado, reformar la ley de Libertad Religiosa y ampliar plazos y facilidades para el aborto, amén de una futura y difusa ley de muerte digna. Este tema acaparó buena parte de la rueda de prensa concedida por José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la CEE, quien, en concreto, no quiso entrar en los perfiles particulares y políticos de la cuestión.

Gil, que confirmó que en la Permanente se había dialogado al respecto, expresó también la preocupación de los obispos por el actual escenario político, al mismo tiempo que trasladó su confianza en las instituciones democráticas para «poner en marcha una gobernabilidad estable y duradera». En este sentido, trasladó su deseo de entendimiento para el pueblo y los gobernantes. «Que haya diálogo, que haya búsqueda de espacios comunes, que haya recuperación del interés general», subrayó, asimismo instó a que «se atienda a las necesidades de los ciudadanos, sobre todo en el ámbito del desempleo, especialmente el juvenil, y de otras carencias». Gil Tamayo recordó que el deseo de los obispos el pro de la concordia entre los españoles y que haya un clima democrático de respeto, de buen entendimiento, valores que consideran una de las «herencias más valiosas» de la transición democrática y que piden recuperar.

Libertad de expresión

Gil Tamayo afirmó que la libertad de expresión no ampara la transgresión de derechos fundamentales y destacó que los derechos «tienen que estar armonizados y terminan donde empiezan los otros». Argumentó igualmente que, así como los católicos respetan a quienes no creen y defienden esa libertad, exigen también el respeto a sus propias convicciones. «Yo defiendo la libertad, pero una libertad ordenada en la armonía del respeto a los derechos de los demás y no de una libertad salvaje o al estilo libertinaje». «No se puede atentar en nombre de Dios y tampoco atentar a las convicciones de los demás en nombre de una expresión artística o un laicismo que considera que tiene el monopolio el espacio público».

Para el portavoz de la CEE «el pleno respeto a la libertad religiosa de todos es garantía de la verdadera democracia». Por ello, instó a «no imponer unas convicciones religiosas a nadie, ni impedir a quien sí las tiene, personal y colectivamente, en un estado que es aconfesional, no confesionalmente laico». Sobre este punto, el portavoz fue preguntado por los casos de Rita Maestre o el artista Abel Azcona —cuyo juicio comenzó el jueves 25 de febrero—, y su respuesta fue que «meterse con las convicciones no puede salir gratis. Cuando ejercemos nuestros actos, tienen una responsabilidad. Cuando se atenta en un ámbito marcado como delito (sin entrar en consideraciones morales) tiene que haber unas responsabilidades, que la justicia determinará».

«La libertad de expresión no ampara la trasgresión de los derechos fundamentales», añadió el portavoz, quien indicó también que, a día de hoy, «en España no hay una persecución religiosa, ni nada de esto».

Acuerdos Iglesia-Estado

El secretario general de la CEE, a propósito del acuerdo indicado entre PSOE y Ciudadanos de pedir, si forman Gobierno, la revisión de los Acuerdos Iglesia-Estado, vino a decir que no era lo mismo renunciar o rechazar —como hasta ahora parecía querer el PSOE— que revisar. «Las leyes —afirmó textualmente— no son eternas, ni los acuerdos», recalcó, subrayando la disponibilidad al diálogo de los obispos, manteniendo el respeto a la libertad religiosa, la enseñanza concertada, la asistencia religiosa en lugares públicos o exenciones fiscales «que no son privilegios de la Iglesia». Además abundó, una vez más, en que «España es un estado aconfesional, no un estado confesionalmente laico».

Y añadió que «los obispos aceptan plenamente el orden constitucional. Deseamos convivir en esta sociedad, reconociendo a las autoridades legítimas, y colaborando al bien común». Y al respecto apeló, tras expresar la confianza de los obispos en los nuevos «actores políticos» a recuperar el espíritu de la Transición y a fomentar, entre todos y con todos un clima democrático de respeto, afabilidad, espíritu de concordia y respeto».

Zika, abusos, refugiados, Europa

José María Gil, al ser también preguntado sobre las declaraciones, el 18 de febrero, del Papa Francisco sobre el uso de los preservativos y el virus Zika (ECCLESIA número 3.820, página 37), habló de «cuestiones de excepcionalidad» y que «no se trata de manga ancha». Sobre el caso de abusos en el colegio de los maristas de Barcelona (ECCLESIA número 3.820, página 11), el portavoz subrayó la política de «tolerancia cero, colaboración absoluta con las autoridades, cercanía a las víctimas, respeto exquisito a la presunción de inocencia y prevención», auspiciada por Francisco.

Y como si se tratara de un trinomio, el secretario de la CEE respondió a cuestiones relativas sobre refugiados, la crisis económica y Europa, y, ya por sintetizar las ideas principales de sus respuestas sobre estos temas, Gil apeló al humanismo cristiano como «alma» constituyente e irrenunciable de Europa, incluida y en gran medida, claro, España. De ahí que no podamos «recluirnos en un egoísmo colectivo frente a los más necesitados, que huyen de la tragedia de la guerra».

Y para esto y para las secuelas de la crisis económica y moral en nuestro país y en el viejo continente, Gil reivindicó la vigencia del documento Iglesia, servidora de los pobres (ECCLESIA número 3.777), y donde se reclaman pactos por el bienestar, contra la pobreza, la defensa de la familia y de la vida.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.