Iglesia en España Última hora

#10de10. La Hermandad de la Macarena distribuye 32 toneladas de alimentos durante el estado de alarma

La hermandad de la Macarena de Sevilla se ha volcado con las personas necesitadas durante el confinamiento
José Antonio Fernández Cabrero tiene 66 años. Nació en Sovilla, Cantabria. Pero se marchó a vivir y a trabajar a Sevilla. Cuarenta ‘semanas santas’ después, es el Hermano Mayor de la Hermandad de la Macarena. Ha vivido muchas cosas, pero nunca habría imaginado que le tocaría presenciar una pandemia mundial.

Ante la crisis que ha dejado el coronavirus, la Hermandad de la Macarena no ha dejado de hacer la labor que ya realiza en el día a día normal. Pero viendo la situación y la necesidad que ha surgido desde tantos sitios, deciden redoblar sus esfuerzos: «Hemos respondido a las necesidades de una parte de los hermanos en materia del culto, de la formación y lo más importante de todo; hemos extendido en estos momentos de dificultades, nuestra obra social y nuestra caridad, para atender a tantas personas como acuden a nosotros».
En primer lugar la Hermandad no se ha olvidado del aspecto espiritual: «No hemos dejado de practicar durante toda la pandemia el rezo del Santo rosario y la Eucaristía. Hemos ido celebrando en los distintos domingos y eventos». Adaptándose a la realidad actual, y acercándose a los fieles a través del mundo digital, han logrado obtener más de 250 mil visualizaciones en Youtube. «El culto es importante, sin el culto no entendemos otras cosas».
Además, se las han ingeniado para responder a la formación «vía Internet». Acompañando a «monaguillos, acólitos, formacion para los adultos, a los jóvenes y cómo no, la formación en la escuela de formación dentro de la hermandad».
La caridad, un esfuerzo por llegar a los que lo necesitan
Pero sin lugar a dudas la labor de la Hermandad de la Macarena ha destacado por no haberse olvidado de la caridad. Además de sus labores habituales, han aumentado la «ayuda a los conventos, ayuda a los comedores, ayuda al área de inmigración y el impulso de la ‘Despensa Macarena’ con la creación del ‘Banco la Esperanza’ en colaboración con el Banco de Alimentos». En junio han alcanzado la cifra de 32 toneladas de alimentos distribuidos durante todo el Estado de Alarma. «La caridad nos preocupa mucho y pensamos ya en la caridad que viene. En junio trabajamos la caridad que llega en septiembre, vía escuelas y otras necesidades».
José Antonio Fernández Cabrero explica que «las hermandades no se entienden sin estos tres fines. Si alguien creerá en nosotros, será por nuestra obra social». Afirma que «no podemos abandonar esto y no lo haremos. Todos nuestros esfuerzos irán extremados a un aumento, a la velocidad que exigen los tiempos, para dar las respuestas a las personas que nos lo piden. No se entiende la hermandad, si no se está atendiendo el sentido fraterno, caritativo y social. Eso son las hermandades».

José Antonio ha querido terminar sus palabras con un mensaje: «Que la Virgen nos ayude a todos a gerenciar adecuadamente estos fines». También la Hermandad de la Macarena, se ha unido a ese esfuerzo y esa solidaridad de la Iglesia, con los que más lo necesitan. También en tiempos de pandemia.

Print Friendly, PDF & Email