Internacional

1.000 mosquiteras para Nebbi (Uganda) gracias a Infancia Misionera

Con 3.000 dólares qe les ha enviado la Infancia Misionera, el padre Jerry Yoacel y los catequistas que le ayudan en la Parroquia de la Sagrada Familia de Nebbi, Uganda, han repartido 1.000 mosquiteras entre las familias del lugar. No parece gran cosa, pero es un paso más en la lucha contra la malaria y otras enfermedades infecciosas.

Desde la Infancia Misionera se ha respaldado este año la labor de muchos pequeños centros sanitarios – que en muchos casos no son sino una misión – , de parroquias y de centros de acogida para niños atendidos por religiosas que una verdadera primera línea en la guerra contra las graves enfermedades que amenazan a la infancia en África. La Organización Mundial de la Salud identificaba hace años a las así llamadas “six killer diseases”, las seis enfermedades asesinas, que causan, dependiendo de las zonas, entre el 70% y el 90% de todas las muertes de niños en África: la neumonía, la tuberculosis, la disentería, la malaria, el sarampión y el sida.

En Ntronang, Ghana, uno de los países más afectados por las seis enfermedades, se ha financiado el programa sanitario de la St. Michael Clinic & Maternity, de las Siervas del Divino Salvador. Son 15.000 dólares que ayudarán a estas hermanas en su atención a 35 pequeñas comunidades de los alrededores, con más de 700 niños a los que se podrá vacunar. En otro pequeño centro sanitario también en Ghana, la St. Andrew Catholic Clinic en Akim Swedru, la hermana Cecilia Appiah lleva adelante un programa parecido de atención a 23 pequeñas comunidades para tratar a tiempo estas enfermedades que de otra manera se vuelven fatales. Desde la Parroquia de Atebubu, el padre Peter Kwame Yeboah cuenta que, allí, la principal causa de mortalidad infantil es la malaria y cada año centenares de niños enferman y muchos de ellos mueren. Con los 13.000 dólares recibidos de Infancia Misionera ha puesto en marcha un programa de prevención y adquisición de medicinas que paliará en parte esta situación.

El problema afecta a muchos países de África, e Infancia Misionera ha apoyado proyectos, además de en Ghana, en Camerún, Madagascar, Malawi, en la República Centroafricana, Ruanda, Uganda, Zambia. En Ambinanidrano, Madagascar, la hermana Pascaline Rahantamalala dirige un dispensario. Como muchas otras religiosas en África, todo el mérito es suyo, de su entrega a los demás. Porque las medicinas que gracias a Infancia Misionera ha podido adquirir hay que llevarlas hasta los niños que viven en la región, una zona de “brousse”, como llaman en Madagascar a los terrenos invadidos por la maleza.

En Kibeho, Ruanda, las hermanas palotinas han recibido 15.000 dólares de Infancia Misionera para terminar de equipar las instalaciones de maternidad y pediatría que tienen en su centro sanitario. El centro se ocupa tanto de los recién nacidos como de los niños de las escuelas locales, a los que vacuna y se examina, se les enseña a cuidarse, siempre intentando prevenir unas enfermedades que no dejan margen de error.

 

OMPRESS-UGANDA (3-1-13)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email