Portada » Firmas » Los milagros de Jesús de Nazaret
Firmas

Los milagros de Jesús de Nazaret

nazaret

Los milagros de Jesús de Nazaret

Llamamos milagros a hechos reales sobrenaturales que no tienen explicación natural. Los cuatro Evangelios refieren muchos milagros realizados por Jesús de Nazaret ligados a su predicación evangélica del reino de Dios, que prueban su divinidad, entre los cuales, hay curaciones de enfermos, expulsiones de demonios, resurrecciones de muertos y hechos físicos inexplicables naturalmente, de los cuales sus enemigos contemporáneos ni dudaron ni los negaron, sino que  los atribuyeron al poder de demonio.

Curaciones de enfermos con su sola presencia o con su simple palabra del sí quiero o con sólo tocarle su túnica, tales, como la del criado del centurión de Cafarnaúm, la de la suegra de Simón Pedro y la de la curación de un  paralítico en dicha ciudad, la de la hemorroisa, la de la hija de Jairo,  la de los dos ciegos de Jericó y la de diez leprosos, etec.

 Expulsiones de demonios con el solo acto de su voluntad, tales, como echar a los cerdos a los demonios y morir ahogados que poseían a dos personas en Garasa, la de un endemoniado mudo y la de un muchacho que tenía un espíritu inmundo y que sus discípulos no pudieron curarlo. etc.

 Resurrecciones de muertos con su sola voluntad tales, como la del hijo de la viuda Naín, la de Lázaro y la del propio Jesús de Nazaret. Hechos físicos naturalmente inexplicables, tales, como las dos multiplicaciones de panes y peces, la transformación de agua en vino en las bodas de Caná y las pescas milagrosas etec.

  Determinados racionalistas, materialistas, deterministas y panteístas niegan que dichos hechos  sean milagros. Afirman que son  alucinaciones y alteraciones del sistema nervioso de las personas enfermas, o que son fábulas o mitos creados por la primitiva comunidad cristiana. Se basan en el principio filosófico y científico de que los milagros no son posibles.

 Sin embargo, la Iglesia afirma que son posibles y los realizados por Jesús de Nazaret son verdaderos milagros. El concilio Vaticano I manifiesta: “Si alguno dijere que los milagros no son posibles, y que por lo tanto todas las narraciones de ellos, aún las contenidas en las Sagradas Escrituras, se han de relegar a fábulas o mitos, o que nunca puedan conocerse con certeza los milagros, y que no se prueba con ellos el origen divino de la religión cristiana, sea excomulgado” (Canon 4).

Debemos distinguir entre leyes y fuerzas materiales y sicológicas y entre leyes y fuerzas metafísicas y matemáticas. Dios con su poder infinito y todopoderoso puede cambiar y modificar las leyes y fuerzas materiales y sicológicas naturales. Lo que Dios no puede cambiar o modificar son las leyes metafísicas y matemáticas porque son inmutables, eternas y de absoluta necesidad, tales como, cambiar el bien por el mal o transformar un triángulo en cuadrado.

  Jesús de Nazaret, por ser el Hijo Unigénito de Dios Padre, tenía el poder divino de hacer milagros cambiando o modificando las leyes materiales y sicológicos naturales por medio de su palabra, por la imposición de sus manos o con solo tocar a las personas o a las cosas. Para hacerlos solamente exigía al enfermo, al endemoniado y al necesitado  fe a su persona, a su misión evangélica de reino de Dios y a Dios Padre.  Lo que no podía hacer era cambiar las leyes metafísicas y matemáticas porque son inmutables, eternas y de absoluta necesidad.

  Los santos no pueden hacer milagros porque no tienen el poder infinito y divino de Dios para cambiar o modificar las leyes materiales y sicológicas de las personas y de las cosas, sin embargo con su oración y con su ejemplo de vida cristiana pueden pedir a Dios Padre y a su Hijo Dios, Jesús de Nazaret, que los realice, como conocemos muchos casos por la historia de las canonizaciones.

José Barros Guede

A Coruña, 18 de abril de 2013.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Los milagros de Jesús de Nazaret, 7.7 out of 10 based on 21 ratings
Print Friendly
Share

José Barros Guede

José Barros Guede es sacerdote incardinado en la archidiócesis castrense de España. Es coronel capellán, ya retirado. Está licenciado en Teología y en Derecho Civil. Fue abogado en ejercicio y escritor. Reside habitualmente en A Coruña.

2 comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

  • Me atrevo a refutar algunos de los elementos planteados en su artículo. No se podría generalizar que los cuatro evangelios hablan de milagros, pues el evangelio de Juan habla es de señales y hay que hacer una diferencia entre estos dos conceptos. El milagro no lleva a la fe, por el contrario se necesita la fe para ver en un echo extraordinario que es un obra de Dios, y por tanto un milagro. Los israelitas consideraban milagro a acontecimientos extraordinario, como el que el solo salga todas las mañana, no eran necesario que fueran sobrenaturales, Ese concepto sólo viene hasta el S. XII.

    La señal por el contrario nos conduce hacia una meta, que en el Evangelio de Juan es Creer (Jn 20, 31), por ello mismo es que el evangelio presenta siente señales en la primera parte: bodas de Caná (2,1-11), curación del hijo del funcionario real (Jn 4,46-54), curación de un paralítico (Jn5,1-15), multiplicación de los panes (Jn 6, 1-15), Jesús camina sobre las aguas (Jn 6,16-21), curación del ciego de nacimiento (Jn 9, 1-40) y resurrección de Lázaro (Jn 11, 1-54). La segunda parte del Evangelio de Juan (13,1 – 20, 29) se puede llamar “la gran Señal”.

    Si continuamos llamando milagros a las señales presentadas por el cuarto evangelista, le estaríamos traicionando el verdadero sentido y la intencionalidad con la que fue escrito.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete gratis a nuestro boletín

Conforme a la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999 de España