Portada » Rincón Litúrgico » Homilía para el Domingo 29 Tiempo Ordinario, B (21-10-2012), por José-Román Flecha
Rincón Litúrgico

Homilía para el Domingo 29 Tiempo Ordinario, B (21-10-2012), por José-Román Flecha

apostoles_museo_peregrinacions_santiago

“Poder y servicio” es el título de la reflexión homilético del sacerdote y teólogo José-Román Flecha Andrés para el Domingo 29 del Tiempo Ordinario, B, correspondiente al 21 de octubre de 2012

En los dos últimos domingos la liturgia nos ha invitado a reflexionar sobre las apetencias humanas del “placer” y del “tener”, representadas en la cuestión sobre el matrimonio y en la pregunta del rico que desea poseer la vida eterna.  La tríada se completa en este domingo con la referencia al deseo del “poder”, reflejado en la petición de Santiago y Juan.

Esos tres deseos son tan naturales que se manifiestan ya en nuestra más tierna infancia. Seguramente los necesitamos para poder vivir. Sin embargo, hay que advertir que son medios, pero no fines de la existencia. Por eso es necesario aprender a encauzarlos debidamente para que no se conviertan en objetivos únicos de la persona.

En la primera lectura de la misa de hoy (Is 53, 10-11) se evoca la figura doliente del Siervo del Señor. No hay en él ansia de poder. Sin embargo, en su aparente debilidad está su fuerza. Humillado hasta el extremo se revela como salvador: “Mi siervo justificará a muchos porque cargó con los crímenes de ellos”.

LA REVOLUCIÓN

El relato evangélico que hoy se proclama en la eucaristía (Mc 10, 35-45) podría dividirse una vez más en tres actos.

– En el primer acto los protagonistas son Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo. Nos llama la atención  la frase que dirigen a Jesús: “Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir”. En la oración del Padrenuestro, Jesús nos enseña a aceptar la voluntad de Dios. Pero es falsa la oración en la que pretendemos imponer nuestra voluntad a Dios. Con ella revelamos nuestro egoísmo. Y convertimos a Dios en un ídolo a nuestro servicio.

– En el segundo acto el protagonista es Jesús. Santiago y Juan piden puestos de honor en la gloria del Mesías. Jesús les desvela el futuro de pasión y de muerte que le espera. Y, de paso, les anuncian que un día compartirán el cáliz de amargura que él ha de beber y el bautismo de dolor y de sangre  con que él va a ser bañado.

– Como en los relatos de los dos domingos anteriores, en el tercer acto entran en escena los demás discípulos. A la reflexión sobre el hombre y sobre Cristo, sucede una reflexión sobre la Iglesia. Los jefes de los pueblos los tiranizan y oprimen. En la comunidad del Mesías, sólo es grande quien acepta el puesto del servidor. Esa es la gran revolución en la comprensión cristiana del poder.

El RESCATE

Ese cambio de papeles puede parecer inhumano. Así lo han proclamado los que, a lo largo de la historia, han identificado el cristianismo con una religión de esclavos. Pero hay quien piensa que ese cambio es interesado. Como si el evangelio aconsejara la astucia que ha llevado a muchos a vestirse de corderos hasta alcanzar un poder que los reveló como tiranos.

• “El hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan”. Jesús es en realidad el Siervo de Dios. Por eso es también el siervo de sus hermanos los hombres. Si en el momento de su despedida lava los pies a sus discípulos, quiere que ese gesto revele su misión. Y pretende que ese servicio identifique para siempre a sus seguidores.

• “El Hijo del hombre ha venido para servir y dar su vida en rescate por todos”. Sirve a los demás quien adivina sus necesidades. Quien está disponible. Quien se entrega en vida y quien entrega su vida. Como el Siervo de Dios, anunciado por el profeta, con su muerte Jesús justifica a todos los que confían en él, a todos los que creen en él y siguen sus pasos.

– Señor, Jesús, tú conoces nuestra sed de poder y de prestigio. Perdona nuestra altanería. Sabemos que muchos de nuestros hermanos necesitan corazones bondadosos y manos  dispuestas a servirles con humildad y eficacia. Ayúdanos a imitar tu ejemplo de entrega y de servicio. Amén.

José-Román Flecha Andrés

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Homilía para el Domingo 29 Tiempo Ordinario, B (21-10-2012), por José-Román Flecha, 9.5 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly
Share

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR

Suscríbete gratis a nuestro boletín

Conforme a la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999 de España