1
Posted 12 enero, 2014 by Editor in Firmas
 
 

El custodio de la memoria: Loris F. Capovilla, nuevo cardenal

loris-capovilla
loris-capovilla

El custodio de la memoria: Loris F. Capovilla, nuevo cardenal

Biografía del nuevo cardenal Loris Francesco Capovilla, secretario y albacea de Juan XXIII

Luis Marín de San Martín, OSA

En febrero, pocos meses antes de la canonización de Juan XXIII, el papa Francisco creará cardenal al arzobispo Loris Capovilla, memoria viva del papa Roncalli, de quien fue secretario particular. A sus 98 años es uno de los obispos más ancianos de la Iglesia y será el purpurado mayor edad del Sacro Colegio Cardenalicio.

Loris Francesco Capovilla nació en Pontelongo, (Padua, Italia), el 14 de octubre de 1915. Hijo de Rodolfo Capovilla, empleado administrativo en la Sociedad Belga de Azúcares, y de Irma Letizia Callegaro. Su padre murió en 1922, a los treinta y siete años, dejando en condiciones precarias a su viuda y a sus dos hijos Loris y Lía. En 1929, tras unos años recorriendo diversas localidades del norte de Italia, la familia se estableció definitivamente en Mestre.

Loris ingresó en el Seminario Patriarcal de Venecia, siendo ordenado sacerdote en la Basílica de la Salud el 23 de mayo de 1940, día del Corpus Domini, por el patriarca de la diócesis, cardenal Piazza. Inmediatamente fue nombrado coadjutor de la parroquia veneciana de San Zacarías en Riva degli Schiavoni. También fue catequista en el Instituto Paolo Sarpi, ceremoniero capitular en San Marcos, capellán de la Obra Nacional de Asistencia Religiosa y Moral a los Obreros, en Porto Marghera, y asistente diocesano de las escuelas medias. Durante la Segunda Guerra Mundial prestó servicio en aviación como capellán militar de cadetes y pilotos en Parma,  (1942-1943) y colaboró en la dirección espiritual del Seminario Menor de esa diócesis. Después del armisticio del 8 de septiembre de 1943, que lo sorprendió en el aeropuerto Natale Palli de Parma, don Loris colaboró con la Resistencia partisana. Recibió la Cruz al mérito de guerra.

Delicado de salud, regresó a Venecia en diciembre y se le encargó la capellanía del Hospital Santa María de las Gracias; también fue predicador dominical en Radio Venecia desde 1945. En 1949 el patriarca Carlo Agostini le nombró director del semanario diocesano La Voce di San Marco. Asimismo fue redactor de la página veneciana del periódico católico L’Avvenire d’Italia.

En 1953, contando treinta y ocho años de edad, acompañó a París al vicario capitular de Venecia para entrevistarse con el arzobispo Angelo Giuseppe Roncalli, hasta entonces nuncio en Francia, que acababa de ser nombrado por el papa Pío XII cardenal y patriarca de Venecia. El cardenal le propuso asumir la tarea de secretario particular. Se inició así una estrecha colaboración entre ambos, que se extenderá durante los siguientes diez años. En octubre de 1958 Capovilla acompañó al patriarca al cónclave celebrado tras la muerte de Pío XII y en el que Roncalli resultó elegido papa con el nombre de Juan XXIII. Loris Capovilla fue confirmado como secretario particular la misma tarde del 28 de octubre de 1958. El papa Juan decía, bromeando, que su activo secretario se asemejaba a un gato por su dinamismo silencioso, su rápido paso y su omnipresencia.

Fue testigo de primera línea del pontificado joaneo y del proceso renovador iniciado en la Iglesia con la convocatoria del Concilio Ecuménico Vaticano II. Desarrolló su tarea como secretario con gran fidelidad y lealtad, afrontando serenamente las críticas surgidas en diversos ambientes curiales sobre su influencia en el entorno papal y sus simpatías políticas por los gobiernos de centro izquierda en la Italia de la época. Vivió intensamente la ultima enfermedad de Juan XXIII y fue el encargado de comunicar al papa la llegada inminente de la muerte. El mismo papa Juan lo designó albacea testamentario.

Pablo VI lo nombró perito conciliar en 1963, confirmándole también como prelado de antecámara. En 1967 monseñor Capovilla, a los cincuenta y dos años de edad, fue nombrado arzobispo de Chieti-Vasto, recibiendo la ordenación episcopal de manos del propio papa el 16 de julio en la Basílica de San Pedro. Adoptó como lema episcopal el mismo de Juan XXIII: Oboedientia et pax. Durante su ministerio episcopal en Chieti-Vasto, monseñor Capovilla procuró poner en práctica en la diócesis las indicaciones y enseñanzas del Concilio en una época no siempre fácil. El 25 de septiembre de 1971 Pablo VI lo nombró arzobispo titular de Mesembria (que también había sido la diócesis titular del arzobispo Roncalli), prelado de Loreto y delegado pontificio para el Santuario Lauretano, donde permaneció hasta su jubilación, el 10 de diciembre de 1988. Desde entonces vive en Sotto il Monte, pueblo natal de Juan XXIII.

Testigo de toda una época, Loris Capovilla es, sin duda, la memoria histórica y espiritual del papa Roncalli. Custodio de su archivo, ha cuidado numerosísimas publicaciones de y sobre el papa Juan (como el famoso Diario del alma); fecundo escritor e incansable conferenciante, ha procurado siempre difundir el recuerdo agradecido de Juan XXIII no sólo a través de libros y artículos, sino también en medios audiovisuales. Enjuto de cuerpo, algo encorvado, gafas metálicas, orejas despegadas, manos en continuo movimiento, listo y vivaz, siempre cordial y accesible. Todo encuentro él resulta fascinante y enriquecedor: cuida los detalles y acoge siempre con viva cordialidad. Habla con pasión del papa Juan, cita sus frases y sus textos, señala el núcleo de su pensamiento, siempre contextualizándolo en la tradición viva de la Iglesia; narra mil episodios, todos ellos de una hondura que supera con creces la mera anécdota. Loris Capovilla ama la época presente y mira con optimismo y agradecimiento el tiempo que le había tocado vivir. A pesar de su avanzada edad, conserva una admirable lucidez de mente y un asombroso dinamismo de espíritu. En una de sus últimas cartas me decía: “Llego con el corazón cargado de recuerdos y de esperanzas. Ahora leo poco y escribo menos. Estoy sereno. Creo. Rezo. Amo”.

 

GD Star Rating
loading…
GD Star Rating
loading…

El custodio de la memoria: Loris F. Capovilla, nuevo cardenal, 9.6 out of 10 based on 21 ratings

pf button sq grn m El custodio de la memoria: Loris F. Capovilla, nuevo cardenal

Share

 El custodio de la memoria: Loris F. Capovilla, nuevo cardenal

Sobre el autor Editor


Editor