0
Posted 22 octubre, 2012 by Editor in Internacional
 
 

Carta Pastoral del Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, sobre el venerable José Gregorio Hernández

venerable Jos
venerable Jos

El próximo 26 de octubre se cumplirán 148 años  del nacimiento del Venerable Dr. José Gregorio Hernández. Con ese motivo, al inicio de este Año de la Fe convocado por el Papa Benedicto XVI, tengo el gusto de compartir con Ustedes algunas reflexiones. Me mueve a ello especialmente el deseo de difundir los pasos necesarios para alcanzar la beatificación de nuestro querido Venerable, y promover el interés por documentar suficientemente los presuntos milagros obtenidos de Dios Nuestro Señor por  su intercesión. Su vida ejemplar

 

El Venerable Dr. José Gregorio Hernández Cisneros es, sin duda, una de las personas más famosas y queridas de Venezuela.  Desde el momento de su prematura y sentida muerte, el pueblo venezolano le tributa grandes homenajes de cariño y siente por él profunda veneración. Y no es para menos, pues  descolló en muchos campos a lo largo de su existencia.

 

Nacido en Isnotú, Estado Trujillo  el 26 de octubre de 1864, y radicado en Caracas desde los 14 años, fue un excelente estudiante, y en 1888 se graduó de médico  en la Universidad Central de Venezuela. Luego de haber ejercido la medicina en su terruño natal, fue enviado a la Universidad de La Sorbona, en París, Francia, para especializarse en medicina experimental. A su regreso a Venezuela fundó en la Universidad Central las cátedras de  Fisiología, Histología y Bacteriología, y se destacó como eminente investigador y  profesor universitario.

 

Durante su vida gozó de gran prestigio por sus excelentes condiciones profesionales. Fue también un gran ciudadano, de espíritu patriótico, promotor de las instituciones hospitalarias y miembro de la Academia Nacional de Medicina. Igualmente fue un destacado maestro en las aulas universitarias y formó discípulos que seguirían sus pasos en la investigación y docencia médica. Pero sobre todo, conquistó el corazón de los caraqueños por su abnegada labor como médico, pues atendía con cariño y eficacia a los enfermos de todas las clases sociales, especialmente a los más pobres.

 

José Gregorio brilló además por la práctica de las virtudes. Educado en una familia profundamente cristiana, vivió su fe con intensidad. La manifestaba no solo con una sólida piedad religiosa, sino con el cumplimiento esmerado y fiel de sus tareas y obligaciones como médico, profesor universitario y ejemplar ciudadano. Creyente en Jesucristo, moldeado por la fe como hombre virtuoso, vivía intensamente los sacramentos, de manera particular la Eucaristía y la Reconciliación. Estuvo siempre dispuesto a cumplir la voluntad de Dios especialmente en el servicio generoso hacia los demás. Descolló especialmente por la práctica de la caridad concreta, el amor al prójimo, pues veía a Cristo presente en sus enfermos, sin distinción de condición social.

 

Por todas esas razones podemos decir que fue un  laico ejemplar, modelo de vivencia religiosa, de viva y ardiente  fe católica, de integridad profesional y, sobre todo, de intenso amor a Dios y  sus hermanos. De hecho, su muerte, que tuvo lugar el 29 de junio de 1919, lo sorprendió cuando iba a llevar las medicinas que él mismo  había recetado  a una señora enferma que estaba atendiendo.

 

La Causa de Beatificación

 

La santidad del Dr. José Gregorio Hernández fue reconocida y  proclamada desde el mismo momento de su muerte por el pueblo caraqueño que lo denominó “el Médico de los pobres”. Por esta razón, los fieles  y las autoridades eclesiásticas lo comenzaron a considerar como ejemplo de virtudes. Años más tarde el Arzobispo de Caracas, Mons. Lucas Guillermo Castillo, inició en 1949 su Causa de Beatificación y Canonización. Hoy, su fama de santidad se extiende no sólo a Caracas y a Venezuela sino a muchos países de Norte, Centro y Sur América.

 

Luego de los necesarios estudios sobre su vida y virtudes, el 16 de  enero  de 1986 el Beato Papa Juan Pablo II decretó que había vivido  su compromiso cristiano y practicado las virtudes en grado heroico. Proclamó así el Santo Padre que el Dr. José Gregorio Hernández es preclaro ejemplo de vida cristiana, por lo cual recibe  el honroso título de Venerable. ¡Bendigamos al Señor por este gran paso!, pues la máxima autoridad de la Iglesia Católica ha declarado que nuestro “médico de los pobres” es auténtico modelo de virtudes cristianas, lo cual es ya motivo de gozo para el pueblo venezolano.

 

Conocer su vida es muy provechoso para nosotros, los  católicos caraqueños, pues ella nos habla de un compatriota nuestro que vivió de modo ejemplar. El conjugó su vida de investigador y académico con el servicio desinteresado a los demás en el ejercicio de la medicina, santificándose, a la vez, mediante la vivencia de su fe católica,  en estrecha unión con Jesucristo y su Iglesia a través de los sacramentos y la oración, en la práctica de las virtudes cristianas.

 

Los Milagros

 

Mis queridos hermanos: todos  los católicos anhelamos ver pronto en los altares al Dr. José Gregorio Hernández, y oramos al Señor por su pronta beatificación y posterior canonización. Ahora bien: para la beatificación, de acuerdo a la actual legislación eclesiástica, es preciso que la Iglesia, a través de la Congregación para  las Causas de los Santos en la Santa Sede, declare oficialmente la  autenticidad de un verdadero milagro, es decir, un hecho ocurrido con toda certeza por su intercesión, y que no pueda explicarse científicamente.

 

Cumpliendo esos requisitos, la Vicepostulación venezolana de la Causa de beatificación del Dr. José Gregorio Hernández ha presentado a la Congregación de las Causas de los Santos dos presuntos milagros. Estos fueron estudiados, uno en 1986, y otro en el año 2009. Lamentablemente no cumplieron las exigencias requeridas por esa Congregación para ser reconocidos como auténticos milagros.

 

Muchas personas manifiestan haber recibido gracias y favores especiales del Señor por intercesión del Dr. José Gregorio Hernández.  Ahora bien: en muchos casos no son hechos extraordinarios e inexplicables naturalmente. En otros casos la información es incompleta. Necesitamos pues, que los fieles conozcan mejor los requisitos para que una gracia especial pueda considerarse como un presunto milagro.

 

Es importante tener presente que para que una curación sea admitida como verdadero milagro, es absolutamente necesario que sea instantánea y total, no explicable desde el punto de vista médico. No basta una curación lenta y progresiva, ni incompleta o parcial. Tampoco una curación sorprendente cuando se han aplicado los oportunos tratamientos médicos.

 

Además, es necesario que los allegados al enfermo hayan invocado expresamente la intercesión exclusiva del Dr. José Gregorio Hernández para obtener de Dios misericordioso la gracia de la sanación. Es decir, la gracia de la curación debe ser fruto de la oración comunitaria de una familia, de unos vecinos, de una comunidad religiosa. La oración individual es muy buena; sin embargo, para autenticar un milagro se requiere el testimonio de muchas personas, y eso se consigue con la oración comunitaria. No basta el testimonio de una sola persona. Y, además, la gracia obtenida debe ser atribuida exclusivamente a la intercesión del Venerable Dr. José Gregorio Hernández. Es decir: para que un hecho sea considerado  como verdadero milagro realizado por Dios mediante la intercesión del Dr. Hernández, hace falta  la exclusividad del intercesor.

 

Por estas razones, exhortamos a los fieles católicos que estén en conocimiento de un hecho presuntamente milagroso a enviarnos la más completa información sobre ello. Lo pueden hacer  a través de sus párrocos,  o directamente  a S.E. Mons. Fernando Castro A., Obispo Auxiliar de Caracas, y Vice-postulador de la Causa de Beatificación del Dr. Hernández, en la Iglesia de la Candelaria (Plaza de Candelaria, Municipio Libertador, Caracas), o en el Palacio Arzobispal  de Caracas. También se puede notificar enviando la correspondencia a Mons Fernando Castro a la dirección de correos: Arzobispado de Caracas, Apartado 954, Caracas 1010 A.  Allí será estudiado con seriedad, a fin de someterlo ulteriormente a la consideración de la Congregación para las Causas de los Santos en Roma. También se dispone de un correo electrónico (causajosegregorio@gmail.com) donde pueden enviar información preliminar.

 

Además, es necesario recordar que,  antes de que  el Santo Padre lo declare “beato”, no se debe tributar al Dr. Hernández los honores del culto público. Es decir, no se pueden tener imágenes suyas en  los Templos o Capillas u Oratorios Públicos, ni utilizar el término de “Santuario del Dr. José Gregorio Hernández”, ni invocarlo en actos litúrgicos, ni ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa en acción de gracias a él. Lo que sí podemos y debemos hacer es pedir a Dios su pronta beatificación y ulterior canonización. Es muy importante que observemos estas normas, a fin de no poner trabas al reconocimiento de la santidad de  José Gregorio por la Santa Sede.

 

Se dispone de estampas para la devoción privada que sirven para orar comunitariamente, y que proporcionan información básica sobre la vida del Dr.  José Gregorio Hernández

 

CONCLUSION

 

Mis queridos hermanos:

 

En este Año de la Fe, el Venerable Dr. José Gregorio Hernández es un gran modelo de buen ciudadano y de laico católico, de modo particular para los profesionales universitarios,- especialmente para los médicos -, y para  nuestros jóvenes y niños. Su vida  y sus virtudes son un ejemplo y estímulo para imitar  su fe viva, el amor a Jesucristo, la profunda adhesión a la Iglesia, la importancia de la preparación profesional, el trabajo puesto al servicio del desarrollo humano y social, la caridad y el desprendimiento a favor de los más pobres y necesitados.

 

Y concluyo con lo más importante: roguemos insistentemente  al Señor, por intercesión de su Santísima Madre, Nuestra Señora de Coromoto, que nos conceda el necesario milagro que tanto anhelamos, y que las personas que lo conozcan informen oportuna y adecuadamente sobre ello. Pidámosle que lleve a los altares a este ilustre venezolano que, por su integridad de vida cristiana, está en el corazón de todos como  modelo de virtudes  e intercesor  privado ante Dios.

 

Con mi  afectuosa bendición episcopal,

 

 

 

+JORGE UROSA SAVINO,

CARDENAL ARZOBISPO DE CARACAS

GD Star Rating
loading…
GD Star Rating
loading…
pf button sq grn m Carta Pastoral del Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, sobre el venerable José Gregorio Hernández

Share

 Carta Pastoral del Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, sobre el venerable José Gregorio Hernández

Sobre el autor Editor


Editor